HomeOpinión 3.0Nuevo dirigente del PRD Michoacán 

Nuevo dirigente del PRD Michoacán 

 

Por Juan Espinoza Madrid

El PRD vive la peor crisis de su historia, ese partido gobernó en tres ocasiones Michoacán, la Ciudad de México y algunas entidades más; en el 2006, estuvo a punto de gobernar el país, sin embargo, ahora está reducido a alcaldías, pocos legisladores locales y federales, hoy es un partido de la chiquillada, y todo tiene una razón.

La debacle del PRD se da con la firma del Pacto por México, a partir de ese momento, el perredismo abandona las luchas de izquierda y se suma al bloque de derecha que representan el neoliberalismo (PRI y PAN). Es desde ese momento en donde inicia el éxodo de militantes y de valiosos luchadores sociales.

Para el caso de Michoacán, la ruta no ha sido diferente, alianzas de facto desde aquel momento, que posteriormente se formalizaron; el PRD raptado por Antonio García Conejo, quien durante los últimos 6 años se dedicó a hacer polvo a ese partido, impuso como dirigentes a sus incondicionales e impresentables amigos Juan Bernardo Corona, Martín García Avilés y ahora pretende imponer a Guadalupe Aguilera.

El equipo de García Conejo no ha hecho más que fustigar a quienes no forman parte de ellos, atropellan a todo mundo, imponen consejeros, dirigentes municipales y candidatos, van dejando heridos por doquier, y eso, además de la pérdida de identidad ideológica, ha ocasionado que el éxodo se agrave en Michoacán.

Todo aquel que conoce a Guadalupe Aguilera, lo identifica como un buen hombre, pero ya sin fuerza política, al grado que perdió en la pasada elección la alcaldía de Tingambato, de donde es originario, misma que el PRD en varios lustros lo tenía como uno de sus bastiones. Lupillo como le dicen los perredistas, no es un hombre de tribuna, es corto en los discursos, no es orador ni es conocido por ser un estratega, es un político promedio y con bastantes limitaciones.

Designar a Lupillo como dirigente del PRD, sería el peor error que podrían cometer los amarillos, ello porque la política de exclusión seguiría, lo que ocasionaría la salida de más militantes y liderazgos que aún se mantienen en sus filas; Aguilera es más de lo mismo, no representa una nueva cara, no tiene fuerza para llamar a la unidad, no podría sumar nuevos cuadros, sería un opositor sin discurso, sería el representante personal de los intereses individuales de García Conejo.

Ese grupo político que cada día se debilita más, también anda moviendo nuevamente a Juan Bernardo y a Martín García, funestos dirigentes del pasado responsables de derrotas electorales, quienes además están en la mira del actual gobierno por el mal manejo de recursos en su época de funcionarios. También mencionan a Verónica Naranjo, la fan número uno de García, persona que ahondaría la división por su peculiar estilo de lastimar a lo que no es como ella y su jefe, pero quien además no ha participado ni ganado como candidata a ningún cargo de elección popular.

Así las cosas, en próximos días se renovará la dirigencia del PRD y se encuentran en la disyuntiva, seguir el camino a la extinción o dar un giro de 180 grados.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en:
Tags