HomeDerechos HumanosPara niños michoacanos violencia, desaparición y muerte

Para niños michoacanos violencia, desaparición y muerte

Para niños michoacanos violencia, desaparición y muerte

Patricia Monreal / @Michoacan3_0

Morelia, Michoacán.-Miguel Ángel amaneció el martes como se hace comúnmente en la vida, sin imaginar que ese día sería punto final en su historia. Horas después moriría mientras era trasladado al hospital tras recibir una golpiza de sus compañeras de la primaria “Felipe Tzintzun” en Opopeo, municipio de Salvador Escalante. Su última vista no fue el estrellado azul del cielo sino el techo de la ambulancia, murió a los once años.

El verde del terreno de Peña del Panal, en Tarímbaro -en el que se encontró su cuerpo- seguro que no se grabó en la mente de Marjorie Vanessa de 12 años al momento en que un par de manos aprisionaban su cuello para robarle la vida. Marzo caminaba su segunda mitad mientras ella era violada y agredida con lo que la prensa califica como “arma punzo cortante”.

La primavera arribó a Michoacán con frente frío y lluvias, tal como en La Colina en Morelia, en la casa de Karina, Naomi y Camila, de tres, cinco y siete años. La muerte cruda las sorprendió mientras jugaban con su madre quien, a golpe de martillo les arrebató la conciencia para poderlas ahorcar.

Frida Sherlin de 16 años salió de su casa en el municipio de Hidalgo un miércoles de febrero y jamás volvió, dos días después su cuerpo con indicios de abuso sexual fue encontrado en la casa de su abuelo, aún traía el uniforme de la escuela.

Pese a que los niños en Michoacán son objeto continuo de violencia y desaparición, no es sino hasta que la muerte se hace presente cuando la sociedad reacciona y muestra su indignación.

Sin embargo la cotidianidad de la violencia y la frecuencia con que este tipo de hechos acontecen en la entidad, ejercen un efecto anestesiante en la población que olvida pronto su cólera.

En Michoacán no existe una cifra precisa del número de niños asesinados, tampoco existe una estadística que permita conocer sus características, rangos de edad, situación familiar, educativa, si se presentó o no denuncia, y si a esta se le dio el seguimiento debido.

Desapariciones

Las desapariciones de menores se han convertido en un fenómeno frecuente en Michoacán que ha ido aparejado con la crisis de seguridad en el estado.

De acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNDEP) de la Secretaría de Gobernación (Segob), en Michoacán al 31 de enero pasado existían mil 27 personas desaparecidas en la entidad.

Partiendo de la base de nombres y la relación de edades del Registro en los casos del fuero común, del 2007 a 2016, son 129 los menores de cero a 17 años los desaparecidos, de los que 70 corresponden a mujeres y 59 a hombres.

Ninos-mich-1

En la última década, fue el 2013 el año en que se registró mayor número de desaparición de menores, con un total de 32; le sigue el 2012 con 26; 2014, con 16; 2011 y 2015, con 15 casos cada uno; 2010, con once; 2009, con ocho; 2007, con cuatro; y 2008 y 2016, con un caso cada uno.

Lázaro Cárdenas es el municipio que mayor número de casos de desaparición de menores registra, con un total de 28; le sigue Uruapan con 21; Morelia y Zamora, con 14 cada uno; Zitácuaro, siete; Yurécuaro y Apatzingán con cinco cada cual; Jacona, cuatro; con tres están Hidalgo, Tuxpan, Tacámbaro y Jiquilpan; con dos está La Piedad, Sahuayo y Tarímbaro; y con uno Gabriel Zamora, Tingambato, Epitacio Huerta, Los Reyes, Buena Vista, Tocumbo, José Sixto Verduzco, Coahuayana, Senguio, Vista Hermosa, Múgica, Juárez y Cotija.

En el caso de las menores desaparecidas, es entre los 13 y 16 años de edad en donde se ubican la mayoría de los casos, aunque de manera especial son las de 15 años las que desaparecen.

Conforme a los datos oficiales, las edades de las 70 menores desaparecidas en la última década son en 21 casos de 15 años; en 15 casos de 16 años; en once casos de 14 años; en diez casos de13 años; en ocho casos de 17 años; en cuatro casos de 12 años; y hay un caso más de una niña de un año de edad.

En los hombres el rango de edad de menores desaparecidos es más amplio, aunque la cifra más alta se registra a los 17 años con un total de 17 casos; les siguen los que tiene 15 años con 13 casos; de 16 años con ocho casos; los de 13 y 14 años registran cuatro casos respectivamente; hay tres casos de niños de 12 años; mientras que un par de casos se registran en pequeños de siete y dos años; en tanto que hay el registro de desaparición de un caso en niños de diez, nueve, ocho, cuatro, tres y un año.

El Programa de Mujeres y Niñas Desaparecidas “Dar Contigo” de la Segob, tiene registros de mujeres desaparecidas en Michoacán recientemente y desde hace décadas, algunas eran niñas y ahora serían mujeres de la tercera edad.

En dicho programa se tiene boletinadas 56 desaparecidas desde la década de los 40 a 2013, de las que eran menores de edad al momento de su desaparición: Ana Cristina García Avilés, de un año; Luz Estrella García Ibarra, de nueve; Aura Guadalupe Otero Orozco, de seis; Lucy Pardo Morales, de 17; Norma Lucía barajas Reyna, de 15; Lesli Verónica Barajas Reyna, de 17; Estefanía Castillo Godínez, de 16 años; Yareli Alejandra Medina Verduzco, de 13 años; Maricela Chávez Pimentel, de 16 años; Lessly Esthepany Borja Barrera, de cuatro años; Sandra Angélica Moreno Fernandez, dos años; y Delia Santos Pulido, de ocho.

Existen otros casos recientes de desapariciones de los que no se da cuenta en los reportes oficiales y de los que se conoce vía medios de comunicación o redes sociales, en donde los familiares solicitan el apoyo para su localización.

Entre esos casos están los registrados en febrero pasado; Norely Carranza Bravo de nueve años, en Angamacutiro; Abril Liliana Ballesteros Sánchez, 17 años, de Uruapan; Karina Lizbeth Campos Rocha, 15 años, de Morelia; y Prisila Uribe Valentín, 17 años, de Uruapan.

Ninos-mich-2

En marzo se conocería de los casos de Marjorie Vanessa Burgos González, de 12 años, en Morelia; Jacqueline Chávez González, de 14 años, también Morelia; y para abril, el de Araceli Arana Maldonado, de diez años en Huetamo; está también el caso de un niño de dos años recientemente robado en Pedernales, municipio de Tacámbaro.

Niños con miedo

Datos sobre la percepción de los niños michoacanos en torno a la violencia e inseguridad que priva en su entorno, curiosamente no provienen de las instituciones encargadas de la protección al menor sino del Instituto Nacional Electoral (INE), esto a través de sus consultas infantiles y juveniles, la más reciente de 2015.

De 51 mil 255 niños de seis a nueve años que participaron en Michoacán, el 9.4 por ciento considera que en la escuela las niñas y los niños no se respetan entre sí; el 10.9 por ciento de los menores señala que no puede decir ni lo que piensa ni lo que siente; el 14.2 por ciento acepta ser golpeado en su familia; y el 14.2 por ciento acusa ser ofendido por sus maestros.

Los niños entre seis y nueve años se sienten más seguros en sus casas que en la escuela, y un 21.8 por ciento dice no sentirse seguro en la calle. El 1.4 por ciento no confía en su familia, y el 17.4 no se fía de sus amigos; asimismo el 5.5 por ciento desconfía de sus maestros.

Por lo que toca a las instituciones, el 24 por ciento de los niños michoacanos de entre seis y nueve años no confía en la policía, el 18.5 no lo hace en el Ejército.

En el caso de los 50 mil 552 niños de diez a 13 años que participaron en la Consulta del INE, el 13.3 por ciento no cree que cuando sea adulto vaya a vivir mejor de lo que actualmente lo hace; el 13.7 por ciento asegura que las personas no lo respetan como es.

La percepción de inseguridad en los niños de esa edad es mayor, el 60.9 por ciento no se sienten seguros en la calle, el 15.8 en sus escuelas, y el 2.8 en sus hogares. El 15.5 por ciento de esos menores asegura que en su escuela o por donde vive les ofrecen drogas a niños y jóvenes.

Sobre la violencia física, el 11.5 por ciento dicen sufrirla en su casa, el 17.6 por ciento en la escuela, y el 14.8 por ciento en la calle.

Las agresiones verbales son más frecuentes que la violencia física. El 21.5 por ciento de los menores acepta que en su casa se les insulta, el 29.7 por ciento en la calle, y el 24.1 por ciento en la calle.

El 13.2 por ciento de los niños entre diez y trece años reconocen haber participado en actos violentos, en tanto que el 22.6 señala que ha sufrido violencia emocional en la escuela, mientras que el 16.3 lo ha padecido en la calle y el 8.8 en sus casas.

En cuanto a la violencia sexual reconocen haberla sufrido el 3.5 por ciento en sus casas, el 3.8 en la escuela, y el 3.7 en la calle. El 3.1 por ciento de los menores asegura ser obligado a participar en algún grupo de delincuentes.

Los menores michoacanos de entre diez y trece años no confían en los gobernantes, con un 56.3 por ciento; el 49.1 por ciento no lo hace en sus vecinos; el 32.2 por ciento en la policía; el 28.1 por ciento en la policía; el 24.1 por ciento en sus amigos; el 21.5 por ciento en las autoridades de su escuela; el 16.4 por ciento en sus maestros; y el 2.6 por ciento en sus familias.

Ninos-mich-3

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: