HomeDerechos HumanosPor inseguridad, tres décadas de desplazamientos en Tierra Caliente

Por inseguridad, tres décadas de desplazamientos en Tierra Caliente

La Tierra Caliente michoacana lleva tres décadas registrando desplazamiento de personas a causa de la inseguridad, lo que la hace una de las regiones más longevas del país con este fenómeno.

Lo anterior partiendo de los datos contenidos en el estudio 2019 del Consejo Nacional de Población (CONAPO), denominado “La violencia como causa del desplazamiento interno forzado”, elaborado por María Cristina Díaz Pérez y Raúl Romo Viramontes.

Michoacán es uno de los principales expulsores de personas hacia otros estados de la República por razones de inseguridad, situación que se evidencia en el estudio del CONAPO, en donde además queda claro cómo nuestro estado junto con Tamaulipas y Guerrero se consideran los estados más inseguros para vivir.

En torno a los desplazamientos y sus razones, de acuerdo con el estudio a nivel municipal, entre 1990 y 2017, el cambio más evidente es el importante incremento de las tasas de homicidios.

“Otra tendencia que puede deducirse con la información expuesta en los mapas es que ciertas regiones han sufrido de forma intensa esta problemática por lo menos desde 1990, es el caso de Tierra Caliente en Michoacán, Oaxaca y la Sierra Madre Occidental en los límites territoriales de Sinaloa, Durango, Chihuahua y Sonora.

“No obstante, las zonas violentas (analizadas por medio de tasas), ya no solo se concentraron en estas regiones, sino que se extendieron en 2017 a áreas de Baja California Sur, Sonora, Colima, Nayarit, Zacatecas, Nuevo León, Tamaulipas y Guanajuato principalmente. En contraste, ciertas franjas del centro del país (en Aguascalientes, Hidalgo, Querétaro y Tlaxcala), del norte (Coahuila), del sureste (Chiapas) y de la Península de Yucatán (las tres entidades que la conforman), presentan los más bajos niveles de homicidios”.

Se apunta que hay 246 municipios en que existe una alta autocorrelación espacial entre la tasa de homicidios y la de migración interna, 162 en que es baja y 153 que podrían considerarse de datos extremos o que están muy alejados de la distribución.

“La delincuencia se ha ido apropiando de espacios simbólicos y materiales, no solo por el grado de crueldad que alcanza, sino por la forma en que interiorizan la violencia. Tal apropiación se desarrolla de forma distinta en los ámbitos urbanos y rurales y con marcada diferencia en las entidades de la frontera norte.

“En medios donde la finalidad es apropiarse de recursos naturales, como por ejemplo las zonas boscosas en algunos municipios de Michoacán, la penetración de la violencia llega a generar mecanismos de convivencia, donde es mejor aceptar pagar por protección y ceder las ganancias obtenidas del trabajo forestal, antes que desplazarse y perder el derecho a usufructuar la tierra. En este sentido, es notorio que hasta hace pocos años las especies maderables eran codiciadas, pero ahora se han convertido en el abrigo de cultivos de estupefacientes”.

En cuanto a las ciudades más inseguras, son 26 las enlistadas en el estudio, distinguiéndose como las más peligrosas: cinco ubicadas en el estado de Tamaulipas: Tampico, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y San Fernando; cuatro de Michoacán: Uruapan, Morelia, Apatzingán y San Juanico; tres de Nuevo León: Monterrey, Guadalupe y Apodaca;61 tres de Chihuahua: Ciudad Juárez, Creel y Bocoyna; y tres más de Guerrero: Acapulco, Teloloapan y Ciudad Altamirano.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: