HomeOpinión 3.0De predicciones e inversiones, la coyuntura electoral.

De predicciones e inversiones, la coyuntura electoral.

De predicciones e inversiones, la coyuntura electoral.

Sin lugar a dudas las coyunturas electorales han utilizado el miedo como un factor importante para incidir en la población y con ello dirigir el voto hacia quienes prometen continuidad y estabilidad en la economía, aunque estos dos criterios sean precisamente la soga en el cuello de la mayor parte de la población, pues los bajos salarios, la falta de empleo formal, la desaceleración en la producción y la concentración del ingreso, han sido variables constantes desde 1982 hasta la fecha en franco retroceso.

Los candidatos de la continuidad, Meade, Anaya y Zavala, pretenden asustar a la población diciendo que votar por López Obrador sería volver al pasado, mientras los adultos de cincuenta y más les platicamos a nuestros millenials que todo era mejor antes del neoliberalismo en México, pero independientemente de nuestros pasados y de nuestros futuros vale la pena informarles que difícilmente habrá desinversión o fuga de capitales en los próximos 6 años, pues el ritmo de éstas comenzará a fluir entre finales de este año y el que entra, con y sin el triunfo de Andrés Manuel, por los procesos de construcción que se derivan de las licitaciones de las rondas, en cambio sí es muy probable que con su triunfo, el ritmo de crecimiento se acelere y la economía vuelva a tener mayor impulso.

Para entenderlo es importante contar con la siguiente información: considerando la tabla del Banco de México, sobre el Producto Interno Bruto a precios del año 2013, que comprende 24 años, desde enero de 1993 hasta diciembre del 2017, la tasa promedio de crecimiento en dicho periodo fue del 0.7 por ciento, y como ejemplo de la incapacidad de crecer con el modelo neoliberal y a pesar de las Reformas y del dinamismo que se supondría de la 15ª  economía del mundo, el PIB pasó de 18 billones, 480 mil millones, 690 millones de pesos en octubre-diciembre del 2016, , a 18 billones,760 mil millones, 864 millones en el mismo periodo del año 2017, es decir, en un año creció a una tasa del 1.52por ciento anual, apenas lo que cubre el crecimiento poblacional, sin que se hayan visto los efectos de lacacareada inversión extranjera en los sectores estratégicos.

Esta circunstancia se constata con otros indicadores como son la Inversión Fija Bruta que tuvo un porcentaje de crecimiento mensual del 0.97 por ciento de enero del 2017 a enero del 2018; y la Actividad Industrial que creció el 0.04 por ciento para igual periodo, es decir, un mínimo crecimiento no obstante las emisiones millonarias de bonos para la inversión.

En el reloj de los ciclos económicos de México notamos que el Indicador Coincidente de la Economía, así como el General de la Actividad Económica y la Actividad Industrial se encuentran decreciendo y por debajo de la tendencia, en tanto la Confianza para Invertir y el Momento Adecuadopara hacerlo, son de los pocos indicadores en crecimiento y por arriba de su tendencia. Por lo que no se podrá culpar de desinversión al periodo que sigue, en tanto, no ha existido tal dinamismo en la inversión hasta ahora.

Es decir, si bien la inversión privada no cesa de fluir en todo el año, si puede estimularse y limitarse, con el crecimiento de la economía pública, que hasta ahora se ha desentendido de servicios y obra que cada vez más conceden a la iniciativa privada. Como dato tenemos que en el año 2011 su participación porcentual en la producción bruta total en México era del 81.5 por ciento, en tanto la pública era del 18.5, ya para el año 2016, aumentó su participación a 86.2, mientras que la Inversión Pública retrocedió a 13.8 en su contribución total.

Tendencia creciente de la inversión en cartera y fija, que no se detiene, aun cuando el grupo de banca y de valores Goldman Sachs y Bloomberg, advierten a sus inversionistas sobre el inminente triunfo de Andrés Manuel López Obrador en México, hasta con el 45.40% de las preferenciaselectorales, lejos del 26.90% que le otorgan al segundero Anaya. Sin alarmar a sus inversionistas, advierten que la población tal vez le ha dado “el beneficio de la duda” a AMLO, confianza que clama transparentar los procedimientos, crear piso parejo para los participantes, eliminar la corrupción, el tráfico de influencias, y la información privilegiada para unos cuantos, al momento de invertir en las grandes obras públicas y privadas del país.

Llama la atención que hoy en México, empresas de esta envergadura sean objetivas y responsables al informar sobre las tendencias reales de las encuestas, en tanto Zulema, una bruja adoradora de la magia, determine que Meade del PRI será quien gane las elecciones el 1º de julio en el país, aun cuando se equivocó de edad y de Partido, pues señaló que el ganador tenía 53 años y era del PRI, y Meade tiene 48 y “no tiene partido”.

Sin dotes de alquimista, pero si cierta de su capacidad, sé que el cambio en México será producto de la magia de los millenials, que de una vez por todas, y por que ya son mucho más que 132, ahora sí sacaran al buey de la barranca.

 

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: