HomeAmbienteProtección al medio ambiente con proyecto ecoturístico, alternativa en Santiago Tingambato

Protección al medio ambiente con proyecto ecoturístico, alternativa en Santiago Tingambato

Protección al medio ambiente con proyecto ecoturístico, alternativa en Santiago Tingambato

Patricia Monreal / @Michoacan3_0

Tingambato.- La defensa y protección de sus recursos naturales mediante un proyecto ecoturístico que les permita generar ingresos, es una de las alternativas echadas a andar por la Comunidad de Santiago Tingambato, en la reserva del Cerro de Cumburinda de 984 hectáreas de extensión.

Frente a la devastación de los recursos forestales con el cambio de uso de suelo para cultivos de aguacate, en 2011 la Asamblea General de Comuneros de Santiago Tingambato determinó cuidar como reserva el Cerro de Cumburinda, para lo que realizaron los trámites ante las autoridades correspondientes a fin de contar con la tutela de protección del lugar por cinco años.

Así lo explica Bladimiro Melchor Altamirano, presidente del Comisariado de Bienes Comunales, quien señala que para 2014, el Comité Comunal encargado de velar por la protección del sitio arrancó los trabajos para tramitar el proyecto de creación de tres cabañas que permitieran generar su centro ecoturístico, y con ello allegarse de recursos para mantener la protección de la reserva.

La preocupación de la comunidad por la protección de los recursos naturales nace de la explotación de los bosques mediante la tala, pero fundamentalmente por “la ambición en el cambio de uso de suelo, ya saben que por aquí lo fuerte ha sido el aguacate, esa es la gran amenaza que tenemos en la parte sur”.

De manera particular Bladimiro Melchor señala como responsables de ese cambio de uso de suelo a la gente de la comunidad La Escondida, “incluso la semana pasada hubo por esa parte un incendio que afortunadamente pudimos controlar rápidamente, pedimos apoyo a la Comisión Nacional Forestal (Conafor) e incluso mandaron helicópteros

“Esa es la única parte grave, tenemos que redoblar esfuerzos, estamos tratando de poner una caseta de vigilancia en esa parte, queremos evitar que esto siga pasando y que se sigan talando los árboles”.

Un monto cercano al millón y medio de pesos fue lo que obtuvieron de recurso federal para la construcción de las tres cabañas, la más grande con capacidad para 12 personas la rentan en 900 pesos, la mediana en la que caben ocho personas tiene un costo de 700 pesos, y la más chica para dos personas sale en 400 la noche.

Ya con las cabañas construidas, las nuevas autoridades comunales determinaron en agosto pasado arrancar con la promoción del lugar debido a que nadie lo conocía, “afortunadamente ya tenemos muchos visitantes, prácticamente todos los días, algunos sí a hospedarse, otros a conocer y caminar, y otros a comer”.

En enero pasado la Asamblea de Comuneros determinó que si ya se había iniciado con la conservación del cerro se debía ampliar el periodo de tutela, por lo que se determinó buscar un certificado ante la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente del Estado (SUMA) por cien años.

“Ya está en fechas próximas para que vengan a entregarlo, así nos lo hicieron saber los encargados de esa dependencia, seguramente cuando se haga tendremos un evento importante, porque decretar por cien años una reserva no es tan sencillo, aquí la gente y los sectores han estado colaborando y parece que sí hemos logrado incursionar en el cambio de conciencia de la población”.

Con el certificado de cien años, la comunidad está comprometida a conservar el monte, no tocarlo y atacar cualquier amenaza de plaga, incendio o tala que se pueda dar; también deben mantener limpio el lugar, realizar trabajos de reforestación, poner un cerco perimetral y entregar reportes de evaluación ante SUMA y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A Santiago Tingambato lo conforman 754 comuneros según el último Censo poblacional, sin embargo Bladimiro Melchor señala que los beneficios no sólo son para la comunidad sino para toda la población y todas las generaciones.

Además de las tres cabañas el lugar cuenta con kioscos y juegos, los que fueron realizados con recursos y trabajo de la propia comunidad, tal como sucede con la electrificación que se está realizando.

“Tenemos además algunos recursos estatales autorizados para los trabajos de mantenimiento de la misma área; la idea es buscar algún canal que nos sirva para ampliar la infraestructura que ya tenemos aquí porque a raíz que se da a conocer esto, en agosto de 2015, resultó insuficiente porque hay mucha gente, a veces ya no alcanzan los espacios, por eso pensamos aprovechar.

“Las autoridades ven que efectivamente primero, tenemos el compromiso de cuidar, porque es algo en lo que han hecho mucho hincapié, entonces si nosotros estamos cumpliendo nuestra tarea entonces muy justo es también que ellos puedan contribuir para que esto se amplíe más, porque el beneficio de esto al último se reflejará en todos”.

Para cuidar el lugar cuentan con un Comité de diez personas, el cual es el encargado de planificar las acciones y necesidades de la reserva y el desarrollo ecoturístico, “gracias a la promoción que hemos hecho, muchos sectores se han acercando, maestros, transportistas, y deportistas para participar en algunas tareas directas que tenemos, incluso escuelas de otras localidades han venido a colaborar aquí, ahorita precisamente tenemos las pláticas con el Colegio de Bachilleres y con la Escuela Casa Niño de Uruapan que la próxima semana van a venir porque quieren un espacio para reforestar.

“Si viene gente de fuera con la misma intención, quiere decir que han visto con buenos ojos el trabajo que estamos desarrollando”.

proyecto ecoturistico2 copy

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: