HomeEducaciónEntre puntos de vista encontrados, ronda el fantasma de la reforma a Pensiones en la UM

Entre puntos de vista encontrados, ronda el fantasma de la reforma a Pensiones en la UM

Entre puntos de vista encontrados, ronda el fantasma de la reforma a Pensiones en la UM

Puntos de vista encontrados rondan en torno a un fantasma persistente en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), el de la reforma al Régimen de Pensiones y Jubilaciones vigente desde 1939, defendido a capa y espada por sindicatos y grupos de opinión ante una Rectoría enfrentada a este condicionamiento impuesto por la federación como parte de los compromisos asumidos en diciembre del 2018.

Mientras que en el gremio de los académicos existe el mandato a su dirigencia desde el 2018, para no iniciar ni participar en ningún intento de cambio al sistema solidario con la Rectoría, para los empleados sindicalizados se podría buscar el amparo de la justicia federal. Rectoría a su vez anunció que ya tiene “algunas iniciativas” para plantear e iniciar su discusión, donde los posibles cambios sean efectivos solamente para las nuevas contrataciones, es decir, salvaguardar los derechos de los trabajadores en activo y a punto de jubilarse.

El intento por cambiar el esquema vigente, que contempla 25 años de trabajo para poder jubilarse, deriva del año 2015, cuando el entonces rector Medardo Serna González acordó con la LXXIII Legislatura del Congreso local, iniciar una reingeniería administrativa en la institución en aras de eficientar el presupuesto, misma que incluía en la mira de los diputados cambiar el Régimen como presunta causa de inestabilidad financiera y que derivó en una pugna de los sindicatos de Profesores y Único de Empleados (SPUM y SUEUM, respectivamente), con la Rectoría, enfrentamiento que se mantuvo hasta finales del año 2017, cuando la crisis económica no pudo contenerse y dejaron de cubrirse salarios, con la condena directa de los gremios a la gestión del rector.

El 21 de diciembre del año anterior, tocó a Serna González –a escasas dos semanas de dejar el cargo-, firmar los compromisos con la federación, a cambio de 500 millones de pesos como recursos extraordinarios que resolvieron pagos de salarios pendientes y que repitieron la situación vivida en el 2017. La causa, y en la que coinciden tanto la Rectoría como líderes gremiales, investigadores y grupos de opinión, es el presupuesto deficitario que le asigna el Congreso y donde la correlación respecto a la inversión de la federación es de 70 por ciento del gobierno federal y 30 del local.

Los cinco acuerdos con la federación aluden en su quinto punto a “fortalecer” el Régimen de Pensiones y Jubilaciones. De acuerdo con el actual rector, Raúl Cárdenas Navarro, no hay una pauta de la federación para iniciar los cambios, se tendrán que buscar con los gremios. Para la autoridad universitaria, al gobierno de México sí le interesa se realice la reforma y “se están acabando los tiempos” en cuanto a cumplir con los acuerdos en su totalidad y poder acceder a fondos extraordinarios.

Ante la aseveración, el dirigente del SUEUM, Eduardo Tena Flores, aludió a la posibilidad de un amparo ante la justicia federal en caso de que el intento avance. “El rector no puede, está maniatado”, dijo. “Ellos siempre han estado en la voluntad de chingarnos (las autoridades), pero nosotros no estamos de acuerdo y menos por un convenio leonino que firma una sola persona, sin autorización de nadie, violentando la autonomía como es el caso del doctor Medardo, ¿a quién consultó para firmar? Absolutamente a nadie”.

Los integrantes de los movimientos en Defensa de la Jubilación, el Estado de Derecho y la Autonomía Universitaria (MDJEDAU),  y por la Dignificación, Democratización y Unidad Nicolaita (MODDU-Nicolaita) así como los frentes en Defensa de la Universidad Pública (FDUP) y Estudiantil, Indígena y Popular de Michoacán (FEIPM) consideran “fuera de la legalidad”, los compromisos asumidos al no haber sido aprobados por el Consejo Universitario, al igual que aluden a no reformar el Régimen de Jubilaciones y Pensiones -tema que no sería competencia del máximo órgano de gobierno sino con los sindicatos, de acuerdo a la Ley Orgánica-, sobre el cual en el caso del SPUM “no se puede hablar del tema”, ha reiterado más de una vez Cárdenas Navarro.

Esta mañana, el rector señaló que espera ser recibido por el Congreso General del SPUM para plantear el tema y “empezar a hacer propuestas. Tenemos ya algunas iniciativas en términos de visión institucional. En términos generales es, los jubilados ya están en una condición de resultar afectados, los que tienen más de 25 años que ya pueden jubilarse, tampoco pueden ser afectados por las complicaciones que pueda traer la retroactividad de la ley y además apegarnos a la normatividad universitaria”, por lo que las posibles reformas aplicarían a partir de los nuevos académicos y trabajadores administrativos y manuales de nueva contratación.

Cabe señalar que el pago por jubilaciones y pensiones -que asume íntegramente la administración nicolaita, ya que su costo no está reconocido por la federación-, es de 780 millones de pesos al año en promedio para cubrir la percepción a 2 mil 326 trabajadores en retiro, de acuerdo a cifras de la Tesorería universitaria.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: