HomeDerechos Humanos“Se demostrará que fue una detención arbitraria”: El Mosh

“Se demostrará que fue una detención arbitraria”: El Mosh

“Desde luego que no, fue una situación arbitraria y ya se verá conforme el proceso se vaya desarrollando para demostrarles que fue una detención arbitraria y que lo único que buscan es reprimir a los maestros en contra de la mal llamada reforma educativa”, fue la breve declaración que ofreció a los pocos medios presentes Alejandro Echevarría Zarco El Mosh, respecto a si estaba satisfecho con el proceso, luego de que junto con otros cuatro docentes cruzara la reja del Juzgado 5 para pisar la calle otra vez luego que estuviera detenido desde el martes por la noche tras el desalojo de la Secretaría de Educación del Estado (SEE).

Cabe señalar que el juez calificó como legal la detención de los mentores, luego que se había dado el desalojo de las instalaciones de la SEE, al indicar que se habían cubierto los protocolos establecidos en el nuevo Sistema de Justicia Penal y sin haber violentado los derechos humanos de los detenidos.

El juez de control, Félix Cortés Sánchez, estableció la liberación de los detenidos bajo vinculación a proceso, estableciendo medidas cautelares para seguir el proceso en libertad, como acudir a firmar cada mes, la no salida del estado ni del país y no vincularse con las movilizaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) así como evitar el contacto con la parte querellante, es decir, los responsables de la SEE que interpusieron la demanda en contra de los docentes, Ranferi Cruz Armenta, director de Recursos Materiales, y el representante jurídico Antonio Oropeza.

Los otros docentes liberados son Netzahualcóyotl Rodríguez Corona, Arturo García Martínez, Ángel Daniel Valle Trejo y René Zaragoza Figueroa.

La defensa de los inculpados acusó en principio que la carpeta de investigación planteada por el Ministerio Público aducía de varias inconsistencias e irregularidades, mismas que subestimó el juez Cortés Sánchez, quien apeló a que no se hiciera un alegato bajo aspectos fragmentados de la averiguación, sino que se analizara el conjunto de planteamientos, al igual que subestimó los argumentos en contra de los imputados que aducían que la agresión a Ranferi Cruz –presuntamente uno de los detenidos lo amenazó con una navaja-, fuese calificada como “violencia moral”, argumento que también fue desechado por el juzgador al señalar que no había existido ninguna agresión material concreta en contra del funcionario, al igual que no había testigos de la acusación.

Cabe señalar que el juez también consideró el que no hayan estado presente en la audiencia de este viernes, ni Ranferi Cruz ni Antonio Oropeza, como partes directas acusadoras, además de cuestionar que en la carpeta investigadora éstos no hayan ampliado las pruebas que en su mayor parte se desprenden del peritaje efectuado por la Procuraduría General de Justicia del Estado, pero que ya no fueron ratificadas por parte de los mismos, situación que orilló a que propusiera la vinculación a proceso, mismo que advirtió a los imputados no significa el dictar una sentencia, ya que el proceso se mantendrá y para lo cual citó, primero, para el 31 de enero a las 11:00 horas para que la defensa plantee formalmente la solicitud de suspensión provisional del proceso, y reanudar el mismo a partir del 26 de marzo, fecha en la que ambas partes deberán presentar y ampliar las pruebas en torno a la acusación sobre los delitos que se determinaron, allanamiento de oficina y daño en las cosas.

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: