HomePolíticaSe perfila escenario de mayor adelgazamiento administrativo e impuestos locales
Con un click puedes recibir noticias gratis a tu WhatsApp

Se perfila escenario de mayor adelgazamiento administrativo e impuestos locales

“Si este año fue duro y difícil para Michoacán presupuestalmente hablando, el que viene será mucho más”, prevé el presidente de la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso local, Antonio Martínez Soto para quien advierte que la situación genera un escenario de mayor adelgazamiento administrativo local y la instrumentación de impuestos locales.

Cabe apuntar a nivel federal ya han iniciado los trabajos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para la conformación de la propuesta de paquete económico para el 2020 y este jueves se tuvo la primera reunión de acercamiento con legisladores federales.

En ese contexto, entrevistado a propósito de las perspectivas que se tienen para Michoacán, Martínez Soto refirió que hasta el momento no se ven modificaciones o una sensibilidad para modificar la tendencia presupuestal que se dio en este 2019.

“Esta situación evidentemente impacta al presupuesto de Michoacán; hay que tener en cuenta que no se ha cristalizado la federalización de la nómina educativa y con el déficit presupuestal que se tiene, si este año fue duro y difícil el próximo será mucho más.

“No veo de dónde el estado se vaya a refaccionar si está cargando un déficit de más de cinco mil millones de pesos al día de hoy. Si tú en tu próximo presupuesto no lo subsanas, arrastrarás este más los que se te acumulen en el próximo, por eso si la federalización de la nómina no entra en este momento y no se resuelve en los próximos meses lo veo muy difícil en 2020”.

Martínez Soto apuntó que por el momento no se han visto alientos de que en el próximo paquete económico federal se vaya a dar mayor presupuesto a Michoacán por cualquiera de las otras vías.

“Antes esas vías eran por un lado el Ramo 23, en donde llegaban recursos a partir de la gestión de los gobernadores con los diputados federales, más lo que la federación llegaba a soltar, dos mil 500 o cinco mil millones, porque el Ejecutivo es buen gestor en ese sentido; la otra vía eran los fondos para la educación en donde se accedía para poder resarcir los saldos negativos.

“Pero hoy día yo no veo de dónde se puedan sacar esos recursos y si tomamos en cuenta que el Ejecutivo ha señalado que no quiere un nuevo empréstito aunque se tiene una calificación que se lo permitiría por parte de las calificadoras, veo una ruta muy crítica que se va a resolver sólo políticamente.

“La situación rebasa los pronósticos económicos, por eso creo que la solución está en la ruta política, ¿cómo?, pues arrodillándose ante el presidente de la República a cambio de subyugar las armonizaciones de todas las leyes que la federación saque”.

Refirió que en Michoacán se urgió y se aprobó la reforma educativa, la prisión preventiva oficiosa, la Guardia Nacional, “le hemos dado al presidente un cheque en blanco a cambio de presupuesto, el problema es que no se ve que esté pagando correspondientemente a lo aprobado, porque los recursos que dice que viene no llegan y los programas sociales que están no pasan por el estado, lo que si bien ayuda para no meterle ruido los recursos lo real es que se acaban volviendo partidistas.

“Ahí tenemos por ejemplo el problema de que la falta de estructura de Morena en Michoacán ha hecho un embudo sobre los programas sociales, porque ni siquiera entre ellos hay claridad de quién los está operando cuando uno les pregunta, tienen una enorme inexperiencia e incapacidad técnica para operarlos y eso hace que estén subejercidos muchos programas”.

Frente a ese panorama, Martínez Soto refiere que sin ser lo deseable para Michoacán todo apunta hacia los impuestos locales para resarcir todo ese boquete y dar un respiro al estado.

“La venta de activos no resuelve nada de fondo, es un paliativo para una o dos quincenas de gasto en nómina, no es infraestructura y no ayuda a la economía, solamente apaga un problema político, social y sindical, y si vemos que no les interesa la contratación de un crédito y no hay federalización de la nómina educativa ¿entonces qué hacer si el estado no produce?, pues lo que queda son los impuestos locales, y esa ruta no la veo sana porque va a meter mucha tensión ya no sólo en lo sindical, sino transversalmente a toda la raza que produce, al pequeño, micro y mediano empresario”.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: