HomeActualidadSer contestatario es hacer verdadero periodismo

Ser contestatario es hacer verdadero periodismo

Ser contestatario es hacer verdadero periodismo

Revolución TresPuntoCero

En las últimas décadas la información se ha visto severamente dañada y distorsionada, tanto por empresarios, como por periodistas que han suprimido el compromiso social y se han dedicado a comerciar con las verdades.

Aunque del mismo modo, también hay un grupo de periodistas -posiblemente en menor número que el primero- que han señalado el daño y han defendido el periodismo a capa y espada. Haciendo una batalla personal, la defensa de la información que se distorsiona. La lucha es constante y la misión la misma, convertir la información usada por unos pocos para su beneficio, en el faro de todo un pueblo. Una tarea ardua y difícil.

Revolución TRESPUNTOCERO es un medio de comunicación nacional que nace en un momento histórico en el país, un nuevo fraude se había perpetrado, pese a un movimiento de conciencias emblemático, el Yo soy 132. “El periodista Epigmenio Ibarra inició un proyecto con base en principios de la lucha de los jóvenes integrantes de dicho movimiento. Con la idea de afianzar la lucha por la democratización y universalización de los medios, a partir de ello se construyó el proyecto”, afirma el César Hernández, Director comercial del medio.

El Director editorial y Coordinador de la red Revolución TRESPUNTOCERO, Jonathan Pérez Iturbide, explica, “Actualmente el problema es que los medios de comunicación en México no se atreven a buscar el fondo de las problemáticas, hoy el periodismo nacional cree en la teoría de la generación espontánea, piensan que de la nada las cosas suceden ‘de repente’, se cree que las desapariciones son por azar, que los conflictos políticos en México ha sucedido por la mala suerte, sin pensar que existe un problema de fondo con los sistemas económicos, políticos y sociales, nosotros hemos construido una línea editorial que se caracteriza por ser frontal y construir un periodismo crítico”.

Afirma, “no nos gusta hacer periodismo cosmético, periodismo de fachada, nos gusta ir a lo profundo a través de la investigación, con los expertos, con las víctimas, con las personas que sufren el día a día los problemas en México. Construimos una plataforma donde damos a conocer que los problemas que pasan en México tienen nombres y apellidos de quienes nos han causado muchos daños, por omisión, pero otros también lo han hecho a propósito y sirviendo a los intereses de quienes son sus verdaderos jefes y así han dañado profundamente a nuestro país”.

Puntualiza que la línea editorial de Revolución es, más que nunca, una línea atrevida que se arriesga a crear una agenda distinta a los medios hegemónicos y también a la de los propios medios que hoy se dicen independientes. El medio busca evadir las estructuras establecidas ya en el periodismo tradicional de este país, que toma las versiones oficiales como las versiones reales, dignas de ser publicadas, entonces cuando llega un medio, en este caso Revolución, con una primera línea donde los testimonios de las víctimas, los testimonios de quienes están sufriendo la tragedia son los principales, se descalifica la noticia, “lo cual ha sido difícil porque incluso internamente, dentro de la propia red de Revolución existe el debate de cuestionar lo que se está haciendo.

Cuesta mucho trabajo hacer un periodismo distinto cuando ya se está acostumbrado a hacer un periodismo que tiene ya muchas subrestructuras viciadas, pero al final estructuras muy bien específicas, bien conformadas. Entonces cuando propones una agenda con otros temas que no se han hecho por tabú, por miedo, por reserva o por negligencia y tú lo haces se sorprenden y te empiezan a criticar. Esa crítica ha sucedido, incluso dentro de Revolución. Pero el nombre lo dice: ‘Revolución’, si no revolucionamos el discurso, si no revolucionamos la manera de hacer periodismo, si no revolucionamos la estructura del periodismo, si no nos planteamos la pregunta de por qué seguir haciendo el mismo periodismo oficialista y si no enfrentamos esa responsabilidad en el medio, pienso que tendríamos que cerrar Revolución 3.0 y emplearnos en cualquiera de los medios hegemónicos que hoy piensan que todavía dominan la mente de la sociedad, cuando afortunadamente han estado desprestigiándose y perdiendo credibilidad día a día”, afirma Pérez Iturbide.

El Doctor Jorge Montemayor Aldrete, quien en 2014 desafió al Estado y demostró que la supuesta verdad histórica del caso de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa estaba errada, asegura que “el principal obstáculo al que se enfrenta una sociedad en cuanto al tema de los medios de comunicación, es que la mayoría de éstos obtiene sus ingresos por medio de contratos y negocios publicitarios de las grandes empresas trasnacionales y del gobierno traidor a la patria; ambos condicionan la información y por ello es prácticamente imposible que estos medios denuncien los abusos y saqueos a la nación, como lo son los recursos petroleros y mineros.

A quienes denunciamos estas problemáticas nos ayuda mucho los medios como Revolución, que se caracterizan por no estar comprometidos con los grandes intereses y que tienen la firme intención de defender los intereses de la patria”. Y asevera que se necesitaría realizar un acoplamiento entre la prensa y las necesidades de amplios grupos populares para desarrollar una prensa que responda directamente a lo que el pueblo considera, aunque sea en forma embrionaria, los máximos problemas del país.

El científico explica que cada vez más se necesita una prensa que exhiba el desempleo, la violencia, la carestía de la vida, la falta de posibilidades de educación, la inseguridad, la preocupación por el deterioro de las empresas ante el embate de las inversiones extranjeras, la preocupación de los grupos que no pueden jubilarse y no pueden tener pensiones dignas porque no pueden meter a la cárcel a los funcionarios corruptos, traidores a la patria, porque se solapan los unos a los otros.

“La prensa digital tiene un futuro incierto, porque el gobierno tiene recursos ilimitados para atacar a dichos medios y sus redes sociales, se puede hacer también por medio de las intromisiones del gobierno norteamericano, quienes pueden desvirtuar cada vez la información y al dar a conocer datos como la denuncia del caso Ayotzinapa, que hicimos un 11 de diciembre, entre otros hechos de suma importancia, queda muy claro que es cuestión de tiempo para que estos medios electrónicos, que dan seguimiento a estas notas sean capturados, cooptados o incluso imposibilitados para trabajar por leyes que son nazi-fascistas, tal vez habría una prohibición para prestarles servicios de Internet”, comenta el Doctor Montemayor Aldrete.

Asegura también que la prensa contraria a los intereses del poder político y empresarial tiene cada vez más una repercusión que construye un círculo virtuoso de desarrollo, pero que debe ser promovido no sólo por el medio, sino también con el apoyo solidario de la población lectora, lo cual implica ser parte de un proyecto político, de una nueva civilización que sea compatible con el hecho que la prensa tiene recursos escasos y que entre todos se debe construir también un proyecto económico y social para su estabilidad.

Sobre este punto Hernández manifiesta que “diversos medios hoy no tiene nada que los motive a trabajar sobre líneas que Revolución ha desarrollado, exhibiendo así una serie de problemáticas que padecen distintos sectores de la sociedad que han sido históricamente marginados por los otros medios y han sido históricamente perseguidos por la autoridad”.

A su vez comenta que este medio se sigue manteniendo cada mes en el ranking de los cinco medios de comunicación más visitados en México, convirtiéndose así en una red histórica, (Revolución Michoacán, Revolución Zacatecas, Revolución Campeche, Revolución Tamaulipas, Revolución Tabasco, Revolución Oaxaca, Revolución Colima, Revolución Morelos y Revolución Puebla), “siendo todas estas redes frontales contra las posiciones hegemónicas”.

Por su parte el periodista y analista político Juan José Fierros Canseco, afirma que “Revolución TRESPUNTOCERO ha revelado temas de suma importancia, lo que ha derivado en un equilibrio, ya que el pueblo ha padecido el sometimiento del gobierno en las líneas editoriales, dicho medio ha plasmado una línea contestataria, donde hay voz para la ciudadanía y las organizaciones sociales, eso da firmeza, confianza y credibilidad, para el pueblo que hoy lucha por un mejor país”,

Agrega que los grandes medios mexicanos han estado equivocándose, porque únicamente le han dado voz a la clase política y esa clase política de dos décadas a la fecha ha venido decreciendo y cayendo en el hazmerreír de la sociedad, pero hoy el ciudadano de a pie también puede tener acceso a contar sus historias, “hoy algunos medios digitales nos están dando una cátedra de lo que realmente se debe de hacer por la ciudadanía”.

Explica que el medio ha colaborado con la ciudadanía abriendo su espacio a quienes sienten a flor de piel el despojo, los ataques paramilitares, las vejaciones de los gobiernos estatales, la censura y las torturas; “todo esto se está comenzando a palpar, es la esencia de lo que realmente se tienen que hacer en los medios y los periodistas que pretenden darle la razón al ciudadano de a pie. Dicho medio ha cobrado mucha fuerza por la forma en que aborda los temas, en la que da voz al ciudadano.

Muchas de las publicaciones han repercutido; por ejemplo en Chiapas después de lo que se publicó en el medio sobre las distintas problemáticas que aquejaban al estado, otros medios llegaron para pegarse como rémoras de tiburón buscando prácticamente llamar la atención. Revolución se ha mantenido en una línea crítica, en una línea editorial en defensa de la libertad expresión, de la democracia de este país y por la cantidad de comentarios, el número de personas que comparten las notas podemos decir sin duda alguna, que está revolucionando y evolucionando la forma de hacer periodismo, esperamos que la línea se mantenga en el mismo tono, porque vale la pena hacer este esfuerzo, porque gracias a ello y reportajes como los de Simojovel y Rincón Chamula, por citar sólo dos ejemplos, se ha tenido respuestas concretas en detenciones, se frenó un poco las persecuciones y se detectaron las acciones fraudulentas que ha realizado el PVEM y un grupo relacionado con el crimen organizado”, comenta el periodista.

Jonathan Pérez Iturbide puntualiza, que este país tiene gobernantes hipócritas y farsantes, “son los amos de la manipulación, son constructores de la mentira, son especialistas en hacernos creer que algunas situaciones no son reales. En Revolución TRESPUNTOCEROlo políticamente correcto no lo aceptamos y no lo queremos en el medio, porque alinearnos a la hipocresía de lo políticamente correcto en México es hacernos cómplices de los asesinatos, de las persecuciones, de las masacres, de las evaluaciones, es decir todo lo que conocemos que la derecha ha hecho en este país.

Nosotros no creemos en lo políticamente correcto y sí creemos en lo contestatario, pero creemos en la forma contestataria como la manera ideal de hacer periodismo, es decir no por consigna, sino porque es parte de nuestra obligación como periodistas, hacer un periodismo que pregunte, un periodismo que cuestione, un periodismo que incomode, jamás un periodismo acomodado, un periodismo que calle, un periodismo que conceda, porque ese es un periodismo cómplice y por las circunstancias oscuras que vive este país necesita un periodismo contestatario, esa tendría que ser la génesis del periodismo, su naturaleza, su espíritu y su esencia: lo contestatario. Si no es contestatario, no es periodismo. Lo reitero, ser contestatario es hacer verdadero periodismo y ser políticamente correcto en México es ser cómplice el sistema”.

El Director Editorial asegura que es emocionante, interesante y hasta privilegiado que Revolución 3.0 haya nacido de una coyuntura del Yo soy 132, pero ahora el medio ya está más allá de dicho movimiento y tiene una agenda propia, que incluso ha sido retomada por otros medios de comunicación también nacionales.

“El Yo soy 132 tuvo un inicio espectacular, pero te puedo decir que yo tengo haciendo periodismo independiente desde mucho antes de dicho movimiento, aproximadamente seis años antes, así muchos otros periodistas llevan muchos años haciendo periodismo frontal y periodismo crítico, que busca ser cada vez más profesional y más riguroso. Revolución está más allá del Yo soy 132, no conectaría yo a Revolución 3.0 como su gran éxito que se gestó por medio del deseo de un grupo de jóvenes del Yo soy 132, porque este medio ha tomado su propio destino, ha tomado su propia meta, su propia línea editorial y está construyendo una agenda que va más allá de lo que en su momento fue el Yo soy 132.

Nosotros en Revolución tenemos una agenda sobre violaciones a derechos humanos por parte del Ejército, Marina y Policías, en contra de la sociedad y lo vamos a seguir haciendo con mayor intensidad, tenemos una línea natural que es la de las denuncias referentes a las Fuerzas Armadas”, explica Pérez Iturbide.

Sobre este punto, el Presidente del Comité de Derechos Humanos en Nuevo Laredo, Raymundo Ramos Vázquez, puntualiza que “darle visibilidad a los abusos que se están cometiendo en diferentes regiones del país y al mismo tiempo otorgarles voz a los que no la tienen, es una gran contribución, ya que provoca que los casos que la mayoría de los medios no publican por depender de la publicidad o de favores con los gobernantes sean conocidos por la sociedad.

Muchos medios se autocensuran también por temor a las fuerzas armadas, como esas existen diversas ‘justificaciones’. Lo que Revolución TRESPUNTOCERO ha publicado ha permitido conocer una realidad, contribuir a la búsqueda de la justicia y ser solidarios con las familias de las víctimas y con las propias víctimas, todo esto se engloba en un círculo que yo lo consideraría: ser solidarios entre seres humanos.

Hoy los defensores de Derechos Humanos y las familias de las víctimas, así como las víctimas, necesitamos de la prensa un mayor compromiso con la sociedad, mucho mayor que con los gobernantes, porque parece que buscan ser del agrado de los gobernantes, de los empresarios y no de la sociedad, entendemos que existe una parte importante que tiene que ver con los negocios, pero los que anteponen el interés económico, al dolor humano, a la injusticia y a ocultar la realidad difícilmente esos medios no van a seguir siendo del agrado de los ciudadanos”.

Ramos Vázquez afirma que la cobertura sobre violaciones a derechos humanos por parte de las Fuerzas Armadas difícilmente son exhibidas en medios de comunicación, principalmente en radio y televisión nacionales. “No tocan temas de derechos humanos donde se hable directamente de las víctimas, al menos no de los que estamos trabajando en Tamaulipas, porque esos medios están totalmente entregados al gobierno en turno, que no tiene nada que ver con partidos políticos, actúan más como agentes publicitarios de las Fuerzas Armadas, que como críticos de su actuar diario en el país.

Mientras las dos grandes cadenas televisivas, así como los otros medios, no busquen la justicia para las víctimas y sus familiares, no habrá un avance democrático que podamos considerar como defensores de los derechos humanos, parece ser que hoy los medios prefieren un spot que contar una historia de dolor”.

Pérez Iturbide afirma que Revolución TRESPUNTOCERO es un medio con influencia nacional, que ha puesto en el mapa temas como el de tráfico de órganos, violaciones sexuales por parte del Ejército, las masacres del Ejército, las torturas de los policías, las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales a manos de la Marina, “con eso podemos decir que es el Estado el que desaparece y su manera de actuar es sistemática, porque no solamente es Ayotzinapa, hemos destapado temas de otros desaparecidos, no solamente los desaparecidos que hoy son mediáticamente conocidos, hemos creído que las historias que otros están sufriendo son importantes y puedo decir con mucho orgullo que hoy mucho de las agendas de otros medios autónomos independientes, con más años que nosotros han sido temas que hemos impulsado desde la nuestra, a raíz de que Revolución a publicado verdaderas revelaciones con testimonios, con la opinión de expertos en derechos humanos, especialistas en los temas y las víctimas han antojado mucho estas problemáticas a otros medios, porque se han dado cuenta que esto también es noticia”.

El tema de los migrantes también interesa en gran manera a Revolución TRESPUNTOCERO, “nos interesa cómo son tratados, cómo los desaparecen, cómo les extraen los órganos, las condiciones en las que se encuentran, esa también es una línea importante para el medio. Sobre los movimientos sociales, somos el medio que más y mejor los ha cubierto, este es otro pilar editorial Este es otro pilar editorial, hemos seguido distintos movimientos, no porque los usemos, el que tú publiques lo que dice un estudiante, un maestro, un jornalero no es colgarse del movimiento, estás haciendo periodismo real, estás haciendo periodismo dándole voz a estas personas, no nos equivoquemos, hay muchos detractores, nosotros creemos que vale la pena darle voz a estas personas porque ningún otro medio se las dará.

Revolución ha trascendido más allá del Yo soy 132, tomó su camino, hemos trazado nuestro destino y tenemos una meta muy fija: la concientización para la transformación del país que queremos, un país justo donde haya trabajo, respeto a los derechos humanos de todos los mexicanos y a los migrantes, que se respete a los jóvenes y que se pueda hacer uso pleno de los derechos humanos, eso es lo que nos interesa”, puntualiza Pérez Iturbide.

A su vez asegura que “el tiempo nos está dando la razón, estamos haciendo el periodismo correcto, un periodismo valiente un periodismo que está aprendiendo, lo estamos construyendo un grupo de profesionales que quiere que las cosas cambien y que tienen que cambiar pero desde la base, desde nuestra trinchera. Si no cambiamos la manera de hacer periodismo poco vamos a aportar hacia la concientización de las masas, hemos abierto un debate internamente y externamente, Revolución TRESPUNTOCERO mantendrá una línea frontal que va hacia el trasfondo de las problemáticas, ese es el periodismo que estamos haciendo y que vamos a seguir haciendo”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: