HomeAmbienteSiete razones para exigir agua para la vida, no para el carbón

Siete razones para exigir agua para la vida, no para el carbón

Siete razones para exigir agua para la vida, no para el carbón

Helena Meresman* / Pressenza

(12 de septiembre, 2014).- El agua segura, asequible y accesible, es uno de los recursos naturales más escasos de nuestro planeta. Muchas personas no tienen acceso al agua potable para el saneamiento, la agricultura, o incluso para beber.

Sin embargo, el consumo global de agua por parte del sector energía es cada vez mayor; se espera que aumente más del doble para el año 2035, considerando los proyectos de carbón, lo que representa un 50 por ciento más en el uso del agua. Grandes cantidades de agua se utilizan en la minería del carbón, para su lavado y para la refrigeración de las centrales eléctricas de carbón.

No podemos permitir que los intereses relacionados al carbón se apoderen de los ya escasos recursos de agua, al mismo tiempo aumentando dramáticamente su contaminación por el carbono. Eso sólo acelerará el cambio climático y hará que la escasez de agua sea aún más aguda.

¿Qué puede hacer USTED?

Alguien tiene que decirle al sector de la energía que es el momento de dejar de bombear el agua; este precioso recurso del que las personas dependen para su supervivencia. Ese alguien debe ser USTED.

En este momento el evento más importante del año en materia de agua a nivel mundial, la Semana Mundial del Agua, está ocurriendo en Estocolmo, Suecia. Más de 200 organizaciones de todo el mundo están discutiendo la mejor manera de dividir los preciosos recursos hídricos.

Envíe Tweets y comparta estos hechos acerca del agua y el carbón durante la Semana Mundial del Agua para hacer oír el mensaje alto y claro: ¡EL AGUA ES PARA LA VIDA, NO PARA EL CARBÓN!

1. 2 mil millones de personas, casi un tercio de la población mundial, viven en países con absoluta escasez de agua.

2. El carbón es uno de los métodos más intensos en el uso del agua para la generación de electricidad. Cada 3.5 minutos, una típica planta térmica de carbón retira el agua suficiente para llenar una piscina de tamaño olímpico. La electricidad se genera por la combustión del carbón que convierte el agua en vapor de alta presión para impulsar las turbinas; a continuación, el agua se utiliza para enfriar el vapor para que éste pueda volver a la caldera. También se necesita agua para lavar y procesar el carbón antes de que sea quemado, para lavar las cenizas de carbón, para reducir el polvo de la reserva de carbón y para apagar incendios.

3. Hay planes para construir al menos mil 200 nuevas centrales eléctricas de carbón y gigantescas minas de carbón en todo el mundo. Gran parte de la expansión propuesta se encuentra en regiones con escasez de agua, que ya sufren de limitados suministros de agua dulce para el saneamiento, la salud y los medios de vida.

4. El suministro energético sudafricano, Eskom, emplea 10 mil litros de agua por segundo, sin embargo, los residentes locales se ven obligados a comprar agua embotellada, porque no hay agua potable disponible para ellos.

5. Se han propuesto 16 gigantescas bases de energía de carbón en China, que consumirán 10 mil millones de metros cúbicos de agua cada año, lo que equivale a una sexta parte del flujo anual del emblemático río Amarillo.

6. En los seis distritos más afectados de la región de Vidarbha en la India, hubo más de 6 mil casos documentados de suicidios de agricultores entre 2001 y 2010, a consecuencia del fracaso de sus medios de vida debido a la falta de agua para riego. También hubo un total de 40 mil suicidios en el conjunto de Maharashtra. Sin embargo, hay planes para construir un conjunto más de 71 plantas de carbón en Vidarbha.

7. La electricidad generada por el viento no utiliza agua. ¡Que se usen energías renovables!

Tenemos una opción

Se pueden evitar conflictos entre agua y energía. En gran contraste con el carbón, la energía solar y eólica, consumen poco o nada de agua. Además, es la forma más eficiente (respecto del agua) en generación de electricidad, no emiten gases de efecto invernadero. Ahora es el momento de hacer frente a las industrias del carbón y de energía para detener sus pretensiones de apropiarse de los recursos hídricos (y por lo tanto, su disminución), y para convencerlos de utilizar energía limpia y renovable.

*Helena Meresman es Asesora de Movilización Digital para la Campaña por el Clima y la Energía. Este post ha sido vuelto a publicar aquí, en Greenpeace International. Ir al original.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: