HomeElecciones 2018Slogans: el canto de las sirenas de los políticos mexicanos

Slogans: el canto de las sirenas de los políticos mexicanos

Morelia, Michoacán. Como el canto de las sirenas que encanta a los marineros en sus travesías, los slogans políticos en las campañas electorales buscan la fascinación del electorado y permanecer presentes para allegar simpatías y votos al candidato que los protagonice.

El lema o slogan que abandera un político busca ser su sello particular. Aunque generalmente estos mensajes resultan huecos y carentes de un significado real, son un gancho para que una campaña permanezca en la mente del electorado.

Así se ha estilado a lo largo de los años, aún en aquellos tiempos en que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no contaba con una oposición real que le hiciera contrapeso, es decir, sin tener la necesidad de conquistar a un electorado que de por sí era cautivo.

José López Portillo en 1976 aún sin contar con un contendiente en la disputa por la presidencia de la República, se lanzó con todo por la titularidad del Ejecutivo federal bajo el lema: “La solución somos todos”. Para entonces Acción Nacional no postuló candidato alguno, mientras que el solitario abanderado independiente sin registro, Valentín Campa navegaba con la consigna: “Con Campa aunque te hagan trampa”.

En 1982 en México habría nuevas elecciones presidenciales, Miguel de la Madrid Hurtado era el bueno del tricolor y bajo el slogan de “Por la renovación moral de la sociedad”, arribó a la Presidencia de la República.

Las elecciones presidenciales de 1988 fueron un parteaguas en la vida política nacional, los tres candidatos con mayor peso conjugaban en sus respectivos lemas lo que consideraban la esencia de sus campañas, el priista Carlos Salinas de Gortari con su “Que hable México” (que a lo largo de su sexenio se transformaría en el tristemente célebre “ni los veo ni los oigo”), el frentista Cuauhtémoc Cárdenas con su “El pueblo al gobierno” y “Por tu gente”, en tanto que Manuel Clouthier abanderaba: “Maquío, el líder para el cambio”.

Nuevas elecciones presidenciales arribaron en 1994, ahí Ernesto Zedillo por el PRI abanderó el “Bienestar para tu familia”, en tanto que el panista Diego Fernández de Ceballos optó por “La fuerza de la democracia” y “Por un México sin mentiras”, mientras que en su segundo intento Cuauhtémoc Cárdenas prefería diferentes frases de acuerdo al momento político.

Para el 2000 los slogans de los candidatos presidenciales fueron elaborados con mayor cuidado, en general pensando en su rentabilidad para el marketing político, es así como Vicente Fox optó entre otros por el “Cambio seguro”, en tanto que el priísta Francisco Labastida Ochoa utilizó “Que el poder sirva a la gente”, a su vez Cuauhtémoc Cárdenas en su tercer intento abanderaba el “Con México a la victoria”.

Otros slogans que aún se recuerdan y que marcaron de manera particular las campañas a las que pertenecieron son los dos acuñados por Roberto Madrazo cuando buscaba la candidatura tricolor a la presidencia en 1999 con su “Dale un Madrazo al dedazo” o “¿Quién dice que no se puede?”.

También está el “Atrévete a cruzar el sol”, del PRD para las elecciones federales de 1997, o el suplicante “Sí se puede”, de Ricardo Monreal en Zacatecas y “Por el bien de todos, primero los pobres”, de Andrés Manuel López Obrador cuando buscaba la candidatura perredista para la jefatura del gobierno capitalino.

En el caso de Acción Nacional está el “Vota por el verdadero cambio, vota por el PAN”, de Carlos Castillo Peraza en 1997 al contender por la jefatura del gobierno del Distrito Federal, o bien el “Si gana el PAN, ganas pan”, de Ramón Galindo en Chihuahua en 1998.

Para las elecciones presidenciales del 2006, a Roberto Madrazo el ingenio se le extinguió, y sus slogans eran menos chispeantes que en su pasado, de esta manera optó por el “Mover a México para que las cosas se hagan”, y posteriormente una que se prestaba al doble sentido: “Roberto sí puede”.

A su vez Felipe Calderón Hinojosa en la contienda por la presidencia, primero acuñó la frase “Pasión por México” que posteriormente se transformaría en “Valor y Pasión por México”, además de gustar de la autodenominación del “Presidente del Empleo”.

Andrés Manuel López Obrador usó en el 2006 como concepto básico “Por el bien de todos, primero los pobres”, el cual iba rematado con la idea de “Cumplir es mi fuerza”.

Roberto Campa por Nueva Alianza, utilizaría para esa elección la frase de “Nuevas Soluciones”, en tanto que Patricia Mercado de Alternativa Social-Demócrata optó por “La alternativa está en tus manos”.

Durante las elecciones presidenciales del 2012, Andrés Manuel López Obrador contendería nuevamente, aunque ahora con el lema “El cambio verdadero está en tus manos”; el priista Enrique Peña Nieto optaría por “Mi compromiso es contigo y con México”; en tanto que la panista Josefina Vázquez Mota utilizaría “La mujer tiene la palabra”; Gabriel Quadri de Nueva Alanza optaría por la interrogante “¿contamos contigo?”.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto existen slogans que han generado efecto contrario al pretendido por sus autores, derivando en mofas y la proliferación de los llamados “memes” en las redes sociales.

“Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, es una de las frases acuñadas en el peñismo que han motivado el escarnio público, aunque también esa administración recicló aquél concepto acuñado en 2006 por Roberto Madrazo del “Mover a México”.

Por lo que toca a Michoacán, también en las elecciones locales los lemas han formado parte esencial del folclore político-electoral. Lázaro Cárdenas Batel, en su candidatura rumbo a la titularidad del Ejecutivo estatal en el 2001 optó por el sugerente “Unidos tenemos con qué”, en tanto que el priísta Alfredo Anaya Gudiño en la búsqueda de una imagen atlética y vigorosa le apostaba al “Anaya es acción”, a su vez Salvador López Orduña definía su campaña bajo la consigna de “Un Michoacán libre”.

En la memoria electoral de las elecciones locales una de las frases con mayor éxito fue “¡Ya llegó Jesús!”; se trataba del slogan que en 2007 Jesús Reyna García utilizó en su carrera por la gubernatura local, a tal grado, que incluso se repetía en los pasillos de las oficinas del gobierno perredista.

En su segundo intento por la titularidad del Ejecutivo local, Salvador López Orduña asumió el slogan de su partido “Para que vivamos mejor”, en tanto que el perredista Leonel Godoy le apostó por el “Yo estoy con Godoy”.

En el proceso para la renovación de la gubernatura de 2011, el priista Fausto Vallejo Figueroa haría uso del lema “Michoacán merece respeto”, aspiración contraria a lo que viviría el estado durante su mandato; a su vez el perredista Silvano Aureoles optó por el “Michoacán va por más”; y la panista Luisa María Calderón planteaba “Orden para salir adelante”.

Con las elecciones del 2015 para renovar la gubernatura, Silvano Aureoles determinó usar el slogan “Un nuevo comienzo”; la panista Luisa María Calderón optaría por emplear “Un gobierno de verdad”; en tanto que el priista Ascención Orihuela se inclinaría por los gerundios: “Poniendo orden, salimos adelante”.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: