HomePolíticaTarde y en la opacidad, inaugurará Aureoles el Teatro Matamoros

Tarde y en la opacidad, inaugurará Aureoles el Teatro Matamoros

Tarde y en la opacidad, inaugurará Aureoles el Teatro Matamoros

El 24 de mayo de 2016 durante un evento en el que anunció que realizaría 22 pasos a desnivel en Morelia, el gobernador Silvano Aureoles Conejo aseguró que ese mismo año quedaría concluida la obra del Teatro Matamoros –que para entonces tenía ya seis años de retraso para su conclusión-. Transcurrieron cinco años para que la administración silvanista concretara su dicho.

En medio de la opacidad sobre la inversión que ha realizado la actual administración en la obra, la noche de ayer fueron retiradas las mamparas que la protegían, dejando a la vista la fachada del Teatro que será inaugurado en marzo según lo anunciado por la administración estatal.

El Teatro Mariano Matamoros se ha convertido en uno de los íconos de la corrupción en Michoacán debido a las irregularidades en el manejo financiero de la obra, al retraso de los trabajos, a la falta de transparencia y la poca pulcritud con que se desarrollaron los trabajos. El caos que caracterizó los trabajos involucra a las administraciones estatales de Lázaro Cárdenas Batel, Leonel Godoy, Fausto Vallejo-Salvador Jara, y la de Silvano Aureoles Conejo.

La prolongación de los trabajos fue tal, que incluso era común que circularan memes comparando la longevidad de la obra con la edad del cómico y conductor mexicano “Chabelo” o con la de la reina Isabel de Inglaterra. Así la población, virtualmente expresaba en broma su indignación sobre uno de los tres íconos de la corrupción en Michoacán, los otros dos son la construcción de la presa Francisco J. Múgica, y el otro la llamada licuadora financiera que se operó desde el gobierno de Lázaro Cárdenas, hasta el de Salvador Jara.

Las mayores irregularidades en el manejo de la obra quedaron en la impunidad debido a que, desde la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) se dejaron prescribir los procesos, eran los tiempos en que José Luis López Salgado encabezaba el órgano de fiscalización.

Con la administración de Silvano Aureoles el desarrollo de la obra tampoco resultó limpia y ha sido motivo de observaciones por parte de la ASM, las más recientes dadas a conocer este mes a propósito de la fiscalización de la Cuenta Pública Estatal 2019.

En diciembre de 2019, Revolución 3.0 publicaría el trabajo “Una década del Teatro Matamoros, la obra que nunca culminó” y que puede ser consultada en el siguiente link: https://revolucion.news/una-decada-del-teatro-matamoros-la-obra-que-nunca-culmino. Ahí se da cuenta de las irregularidades registradas en la obra hasta ese momento, fundamentalmente las acontecidas en las pasadas administraciones estatales.

No obstante el silvanismo también aportó su grano de arena en la opacidad y el manejo irregular de recursos para el Teatro Matamoros.

Tres días después de la declaración del gobernador Aureoles Conejo ese 24 de mayo de 2016, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas emitirá un boletín en el que su entonces titular José Juan Domínguez López matizaba lo señalado por el mandatario, al señalar que el Teatro “tentativamente podría ser concluido a finales del presente año o principios del 2017”.

En dicho comunicado se señalaba que la obra tendría un costo extra aproximado de cien millones de pesos.

Las proyecciones una vez más resultaron insuficientes, ya que en diciembre pasado en que Aureoles Conejo hizo un recorrido por el lugar, se informó que la inversión realizada durante su administración fue de 162 millones 27 mil 307 pesos.

Conforme a la información difundida a través de un comunicado oficial el 9 de diciembre de 2020, la SCOP había  finiquitado cinco contratos, “de los cuales, tres comprendieron trabajos de restauración y obra civil de la fachada y el portal, que había permanecido cerrado al público durante nueve años así como el interior del recinto”. Asimismo se señalaba que los dos contratos restantes “corresponden a la primera etapa de acabados en camerinos, sanitarios del sótano, vestíbulo, dulcería, muros en la sala teatral, mezzanine y áreas de usos múltiples”.

Lo curioso es que cuatro meses antes, Hugo Raya Pizano, actual secretario de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), en agosto de 2020, declaró a la prensa que la inversión en el Teatro durante la administración silvanista era cercana a los 70 millones de pesos, es decir, 90 millones menos que lo finalmente reportado.

También un nueve de diciembre, pero del 2019, Aureoles Conejo habló sobre el asunto. Para entonces señaló que el Teatro quedaría concluido en el 2020, cosa que no ocurrió.

Los anuncios de inversiones y de la inminente culminación de la obra, fueron parte de la dinámica silvanista. En 2017 se anunció una inversión de 28.2 millones para su conclusión; para 2018, hablaban de la necesidad de 118 millones de pesos; en agosto de 2019 se señaló que se requerían 12 millones más; en agosto de 2020, la versión fue que en total se habían invertido 70 millones; y el último reporte oficial hablaba de 162 millones.

El pasado 29 de enero, la Auditoría Superior de Michoacán dio a conocer los informes sobre la fiscalización a la Cuenta Pública Estatal de 2019, uno de ellos relacionado con la construcción del Teatro Matamoros.

Ahí la obra nuevamente es observada por el órgano fiscalizador, sin embargo la opacidad persiste ya que la versión pública del informe es escueta y no permite conocer a detalle las irregularidades detectadas, solamente se consigna que fue emitida una “recomendación” como motivo de la observación por “el saldo negativo del balance presupuestario”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: