HomeRevoluciones«Tenemos enojo pero también miedo», médicos del país exigen justicia

«Tenemos enojo pero también miedo», médicos del país exigen justicia

«Tenemos enojo pero también miedo», médicos del país exigen justicia

Redacción / @Michoacan3_0

Morelia, Michoacán.-El gremio de médicos del país lamentó y condenó la agresión de la doctora en Zamora, quien fue secuestrada y torturada, supuestamente como venganza por una negligencia medica, «exigimos el pronto esclarecimiento de estos hechos y la captura inmediata de quienes cometieron esta barbarie”, manifestó el movimiento #YoSoy17.

Ante hacer justicia por mano propia, Abel Contreras de Gárate, representante del movimiento en Michoacán, convocó a a la sociedad acudir a las instancias correspondientes cuando se sientan agravados. Declaró que actualmente la doctora se encuentra delicada de salud.

“Está delicada, no tengo un parte médico oficial todavía porque está hermética la situación por razones naturales”. Respecto al mensaje de amenaza a otros ginecólogos, Contreras de Gárate indicó que están siendo protegidos por autoridades de Michoacán.

Así mismo, dijo que el sector está enojado, pero también tienen miedo, por lo que hizo un llamado a la autoridad para que se investigue a fondo el caso y garantizar la seguridad de la doctora y la de todo el sector.

El pasado miércoles, una doctora del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Zamora fue rescatada luego de ser secuestrada, torturada y mutilada, había sido abandonada en un baldío en una colonia de la ciudad.

La medica originariamente de Morelia y que se encontraba realizando su internado en Zamora, fue encontrada  drogada y con cortaduras a nivel del busto, una incisión en el vientre, supuestamente para quitarle la matriz, y le cortaron los dedos, informó la Subprocuraduría Regional de Justicia del Estado.

En el lugar donde fue hallada, se encontró un mensaje que rezaba: “Siguen los demás ginecólogos que mataron a mi hijo”. De acuerdo con los primeros informes oficiales, la mujer fue abandonada y atada con cadenas y cinta canela, en un terreno baldío de la ciudad.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: