HomePrincipalesTestimonio de Hanna evidencia que feminicidio de Jessica fue premeditado

Testimonio de Hanna evidencia que feminicidio de Jessica fue premeditado

Testimonio de Hanna evidencia que feminicidio de Jessica fue premeditado

El feminicidio de Jessica González Villaseñor habría sido premeditado, según se evidenció en el testimonio rendido este viernes por Hanna, amiga de Diego U., quien es enjuiciado por su probable responsabilidad en el hecho.

El 21 de septiembre de 2020, antes de su encuentro con Jessica, Diego acudió en compañía de su amigo Diego S. a un Office Depot para comprar bolsas negras de basura y un hacha, con la que preveía desmembrar el cuerpo de la joven profesora.

“Él me dijo que no la habían alcanzado a usar, que Diego le había dicho que iban a usarla para cortarla”, refiere Hanna a propósito de la narración que le hizo Diego S. cuando –dos días después del hecho- le contó lo ocurrido ese 21 de septiembre.

Este viernes Hanna acudió a rendir su testimonio en el juicio oral que se desarrolla por el feminicidio de Jessica González, Su presencia era de especial interés, por ser quien acompañó a Diego a deshacerse de las pertenencias de la víctima, por haber llevado el automóvil de éste a lavar, y por haber pasado la noche acompañándolo en su casa.

A diferencia de jornadas anteriores, en esta ocasión sólo un integrante del grupo de abogados que defienden a Diego U. estuvo presente en la audiencia. La sala también lució menos abarrotada que en audiencias anteriores.

Vestida toda de negro, Hanna rindió su testimonio en donde se evidenció una tendencia violenta de Diego U. contra las mujeres, incluida la propia testigo quien, refirió que su relación era “tóxica” y que ella había estado muy enamorada de él.

“Conozco a Diego porque era mi mejor amigo, lo conocí en 2018, nos hicimos muy amigos, nunca fuimos novios, pero yo lo amaba. Como nos queríamos mucho se empezó a convertir en algo tóxico”.

Violencia

En enero de 2020, Diego le contó a Hanna que se había visto con una amiga y que habían tenido relaciones sexuales, y que él “como que la había ahorcado y que se había medio pasado, entonces yo me metí al baño llorando. Él me dijo que era una broma y me pidió disculpas, me incomodó y me preocupé”.

En otra ocasión Hanna le propuso “jugar” a Diego, “pero luego él me puso un cable y me amarró, le dije que ya no quería eso y no me oyó, me empezó a pegar, yo lloré y cuando me vio, cambió su cara y me pidió disculpas”.

Reconoció que en diferentes momentos Diego fue ofensivo con ella, haciéndola sentir mal, lo que derivaba en discusiones entre ambos.

“Una vez íbamos regresando de un viaje, él iba borracho y empezó a ser posesivo, quería que lo besara, no quise y me insultó, me puse a llorar y mis amigas se dieron cuenta, dijeron que ellas me llevaban y él me seguía insultando”.

Hanna reconoce que Diego es más fuerte que ella, que siempre ha hecho ejercicio y que puede cargarla sin problema.

“Fueron varias veces que él me trató mal, en ocasiones que él había tomado, una vez me agarró me dijo que yo era de él, cosas de ese estilo. Supongo que era violencia sicológica, yo no entendía, él me hacía sentir mal, si yo estaba con alguien se ponía serio, no me hablaba.

“Yo era muy dependiente de él, pensaba que no podía sobrevivir sin él porque lo amaba; como éramos amigos, se supone que no teníamos exclusividad, él salía con niñas, incluso tuvo novias pero yo no podía. Él quería que yo fuera suya pero no quería ser mío”.

21 de septiembre

Por la noche del 20 de septiembre, Hanna y Diego se encontraban en la casa de éste viendo el futbol. Ella decidió tomar un video y subirlo a Instagram, lo que provocó el disgusto de él pues generó el disgusto de su novia Camilia.

Diego le pidió a Hanna que se fuera de su casa, por lo que ella molesta pidió un uber y se fue.

A las once de la mañana del 21 de septiembre Hanna recibió una llamada de Diego, pidiéndole que sacara a pasear a su perro Polo, que era propiedad común, pues él se lo había obsequiado a ella.

Por la tarde, al filo de las seis y cuarto, mientras Hanna estaba en el cine con una amiga recibió una llamada de Diego U. diciéndole que quería verla. Más tarde, él insistió en verla diciéndole que quería contarle algo.

Poco antes de las nueve de la noche Hanna llegó a casa de Diego U., quien se acababa de bañar, ahí vio que Diego S. –amigo de ambos- estaba con él.

“Algo se veía raro, vi que Diego S. estaba serio y como nervioso, Diego U. se veía triste pero no tanto. Nos sentamos en la sala y Diego U. dijo que estaba enojado porque Camila lo había terminado, que le había cerrado la puerta en la cara, yo lo abracé pero lo sentí raro, lo vi diferente y le pregunté que qué pasaba y él me dijo que nada, que era mejor que yo no supiera.

“Me preguntó que si lo amaba, y le dije que sí, entonces les pregunté que si habían tomado y dijo que no, que sólo habían estado juntos con Diego S. y Jair. Yo sentí que estaba mintiendo, salí a ver su carro, entonces quería ver si no había hecho algo, yo ya lo había hecho antes porque luego salía con niñas y yo me enojaba”.

Hanna vio que en la cajuela del Polo Gris de Diego U. había una bolsa negra de basura con cosas adentro, ocupaba más de la mitad del espacio y al lado había otras bolsas negras. Me dijo en la puerta de su casa que se iba a ir con su papá unos días”.

Sobre la bolsa Diego U. habría comentado a Hanna que adentro traía cosas de futbol americano que quería vender. Los tres estuvieron un rato en la casa y Diego U. le pidió a ella que se quedara esa noche ahí, por lo que ambos llevaron a Diego S. a su casa porque no tenía automóvil

A las 21:20 horas Diego recibió una llamada que Hanna escuchó, era una mujer preguntándole si había salido con Jessica, él dijo que sí, que la había dejado en su casa. Hanna le preguntó quién era Jessica y él respondió que la había conocido hace dos años en una fiesta, que sí la había visto pero que la había dejado en su casa.

“Poco después de las doce de la noche, él me despertó y me dijo que teníamos que hacer unas cosas, que lo acompañara, le dije que para qué y me aventó una sudadera para que me la pusiera, y salimos. Me subí a la camioneta de su mamá y vi que de la cajuela de su carro Diego bajó la bolsa negra.

“Le dije que para qué traía las cosas si se supone que eran de futbol para venderlas, no me dio nada, nos fuimos y en el oxxo del Tecnológico de Monterrey se bajó y compró un encendedor, luego manejó hacia Jesús del Monte, rumbo al lago, pero al llegar había un carro con dos personas, así que se regresó y nos fuimos rumbo a Altozano. Me pidió que le pasara la bolsa y yo la jalé, iba a ver qué traía pero él me la arrebató.

“Vi que agarró algo de la bolsa, negro y lo arrojó, no alcancé a ver qué era; me dio miedo pensando que fuera algo tan malo que no quisiera contarme, yo nunca pensé que hubiera hecho algo como lo que hizo. Me dijo, ¿me tienes miedo?, yo le dije que no, aunque si tenía, luego me dijo que si confiaba en él y yo le dije que sí.

“Él me decía, no sé qué hice, no te puedo contar, yo pensé que él y sus amigos habían hecho algo; empecé a pensar en Jessica, me parecía raro que le preguntaran por ella y luego tuviera esa actitud”.

Por la mañana del día 22, a las 8:30 Hanna le dijo que se tenía que ir a su casa, él la llevó y ahí desayunaron.

Ahí Diego recibió una llamada de la Fiscalía General del Estado, lo estaban buscando para que declarara por ser el último en haber visto a Jessica.

Finalmente Diego le marcaría a su padrastro para avisarle y éste contactaría a un abogado. Hanna presenció más tarde la charla con el litigante en donde Diego le dijo a ella que no quería ir a la cárcel.

“Diego me pidió que si podía llevarme lo que estaba en la cajuela de su carro y que ya luego él iba por esas cosas. Bajó una chamarra, unas bolsas de basura y una hacha, eran poquito más de las once”.

De casa de Diego U., Hanna salió acompañada por la madre de éste para llevar al auto lavado el Polo Gris. Hanna regresó al lugar más tarde porque había olvidado en él su bolsa. Después su tía pasó a recogerla.

“Como era el primer momento que yo ya no estaba con Diego estaba en shock, cuando mi tía llegó por mí casi me atropellan, subo al carro y me puse a llorar, no podía parar, le dije a mi tía que sentía que algo pasaba con Diego y que no entendía qué”.

Hanna fue con su familia a casa de sus abuelos, en donde al filo de las dos de la tarde fue a buscarla Diego, “cuando llegó salí, yo estaba llorando y él me abrazó, su mamá le dijo que ya se tenían que ir, él me dijo que me amaba y se fue”.

Acción premeditada

Frente a la reacción en redes sociales que generó la desaparición de Jessica, y los señalamientos en contra de Hanna, ésta permaneció con su madre en casa de sus abuelos. Ahí, fue a buscarla Diego S. el 23 de septiembre y le contó lo que había pasado.

En la audiencia, el único momento en que Hanna parece quebrarse y suelta en llanto, es al narrar lo que Diego S. le comentó.

“Me dijo que desde que lo vio estaba enojado, tomando, raro, que fueron al Office Depot y que regresó con un hacha nueva y bolsas de basura, que sentía que Diego iba a hacer algo malo, que Diego le habló a Jair y que a él le daba miedo dejarlo sólo con Diego”.

Diego S. narró cómo su amigo se fue por un tiempo y luego se reencontraron con él: “me dijo que llegaron a un sport en la camioneta de Jair, que vieron a Diego y que se bajó primero Jair; Diego S. dice que no se acercó hasta que Jair hizo un gesto de ¡no!; entonces bajó y en la cajuela vio a una mujer muerta, yo le dije que cómo sabía que estaba muerta, y me comentó que porque tenía espuma en la boca, que entonces Diego la envolvió en la sábana de Polo el perro.

“Dice que Diego la cargo y que se metió en la maleza, que usó una piedra para pegarle, que tanto él como Jair se querían ir pero que Diego les dijo que fueran a su casa. Esa fue la primera vez que me contaron lo que había pasado.

“Diego S. estaba muy preocupado, me comentó, es México ¿crees que lo investiguen?, y yo le dije que sí; él dijo que tenía mucho miedo de que encontraran a la mujer y empezó a llorar, y dijo que Diego era su mejor amigo, que qué iba a pasar, me dijo ¿cómo vamos a vivir sin él?”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: