HomeOpinión 3.0Toño García Conejo, el otro perdedor

Toño García Conejo, el otro perdedor

Por: Juan Espinoza Madrid

Una característica del senador Antonio García Conejo, es que ha construido su “liderazgo” usufructuando el nombre e imagen de su hermano, Silvano Aureoles Conejo; también ha construido una estructura política gracias al dispendio de recursos y ofertando espacios laborales en el gobierno estatal.

García Conejo dista de ser un hombre de diálogo y entendimiento, no sabe tender puentes, por el contrario, es golpeador y atropella a todo aquel que considera su adversario o a quienes no se ajustan a sus pretensiones personales, y el proceso interno del PRD es la muestra del uso faccioso del poder, de la institución y del aparato gubernamental.

En el 2018 Toño García fue impuesto como candidato a Senador, cuando a todas luces era mejor candidato Carlos Torres Piña; aún con las “estrategias” del otrora priistas José Guadarrama y con el uso del aparato, García no logró alzarse con el triunfo, su equipo le falló, simularon y le vendieron espejitos, pese a eso, el senador sostuvo a quienes le engañaron e incluso hasta los siguió premiando, algunos de ellos se fueron a morena antes y durante la elección.

Para el 2021, obsesionado con la candidatura al gobierno del Estado, intentó por todas vías ser el candidato, sin embargo, la lógica política establecía que no podría ser por su liga consanguínea con Silvano Aureoles. Ante su fracaso como aspirante a candidato a gobernador, Toño García fue designado coordinador de campaña de Carlos Herrera, nuevamente bajo la guía de José Guadarrama, y utilizando la misma estrategia y estructura que lo llevó al segundo lugar en el 2018.

Pero no solamente Toño Conejo perdió el pasado 6 de junio la gubernatura, perdió su equipo más cercano, Tingambato, Huiramba, Turicato, Carácuaro, Acuitzio, Paracho, el distrito local de Huetamo con su hermano Juan Luis García Conejo, entre otro más donde impuso candidatos.

Esta elección nos demuestra una sola cosa, la avaricia de poder, el sectarismo, la frivolidad, los excesos y el construir un liderazgo a base de puestos laborales y de recursos, no es la vía para consolidar un proyecto, eso siempre lleva al fracaso, y Toño García Conejo es la prueba viviente de ello…

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: