HomeActualidad“Tuve un presentimiento y no quise ir”: familiar de víctimas de choque en la Siglo XXI

“Tuve un presentimiento y no quise ir”: familiar de víctimas de choque en la Siglo XXI

“Tuve un presentimiento y no quise ir”: familiar de víctimas de choque en la Siglo XXI

Morelia, Michoacán.- Desde hace seis años, la familia Vargas Jacuinde y las generaciones subsecuentes, realizaban anualmente un viaje a las costas de Guerrero; este año, decidieron vacacionar durante la Semana Santa en la playa Las Peñas, municipio de Lázaro Cárdenas, pero Jaime Galván Alfaro, tenía un mal presentimiento y por primera vez, no acompañó en el viaje a su esposa María Auxilio Vargas Jacuinde, quien falleció durante el choque de un autobús y una pipa en la autopista Siglo XXI.

Afuera del Servicio Médico Forense de la capital michoacana, Jaime y al menos una decena de sus familiares esperan recibir informes sobre la identificación de los 26 viajantes que perdieron la vida en el trágico incidente carretero. Hijos, hermanos, primos, tíos, padres y madres lloran y se abrazan a las afueras de la morgue mientras esperan las indicaciones del personal forense para poder recuperar los cuerpos.

Con visibles señales de desvelo y dolor, Jaime Galván narra que, desde hace seis años, su esposa, Doña Mari, organizaba los viajes familiares en los que siempre contrataba el servicio de un autobús particular, pero en esta ocasión, la idea de vacacionar en las playas michoacanas le causó desconcierto.

“Era un paseo familiar, fue la primera vez que no fui yo, o sea como que no me gustó, presentí que algún día iba a acabar todo esto en un accidente. Me hablan por teléfono que se habían accidentado, una hija también fue, ella está grave, no la he visto pero tiene la pierna destrozada”, detalló el señor Jaime.

Su esposa, María Vargas, era ama de casa y en su tiempo libre vendía zapatos por medio de vales. Su hija, la que ahora es atendida en el Hospital Civil, recién se había incorporado a la plantilla laboral de una empresa radicada en Morelia. Junto a ellas, viajaba el nieto de Jaime Galván, quien resultó ileso.

“Mi nieto de tres años, prácticamente salió ileso de milagro, ya está conmigo, aquí lo tengo. Apenas anoche lo recogí y le dio gusto verme. Él no habla todavía, no entiende las cosas porque está muy pequeño”, señaló el familiar de las víctimas de este percance.

Para Jaime, su familia era unida y alegre; la pena, dice, será difícil de superar.

“Era una familia que le gustaba estar junta todo el tiempo, convivir, se festejaban de todo, eran muy alegres” dice entre lágrimas.

Al igual que Jaime, decenas de familiares han arribado durante el transcurso de este viernes santo, para poder identificar los restos de sus seres queridos. De los 26 cuerpos, solo cuatro han sido identificados por señas particulares, y el resto podrían someterse a pruebas de ADN para ser entregados a sus familiares directos.

La complejidad de las condiciones en que se encuentran los cuerpos, informó Mariana Ponce, directora de la Unidad Forense de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado, no permite establecer en qué lapso estarían listos los resultados de los exámenes genéticos, aunque fuentes externas señalan que podrían demorar hasta una semana.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: