HomeLo más leídoCon una condena a reformar las jubilaciones, marchan sindicatos para celebrar centenario de la UM

Con una condena a reformar las jubilaciones, marchan sindicatos para celebrar centenario de la UM

Con una condena a reformar las jubilaciones, marchan sindicatos para celebrar centenario de la UM

Una marcha anunciada para celebrar los 100 años de la Universidad Michoacana, se convirtió para las dirigencias de los sindicatos Único de Empleados y de Profesores (SUEUM y SPUM, respectivamente), en una movilización en contra de la reforma al régimen de jubilaciones y pensiones que impulsa la Rectoría en la Casa de Hidalgo.

Anunciada como una marcha festiva, con música de bandas y globos, la marcha de los sindicatos “hermanados”, como insistentemente lo repetían los del micrófono en la camioneta de sonido que encabezó la movilización, el Centenario fue tema ocasional con alusiones al decreto expedido el 15 de octubre de 1917 por el gobernador Pascual Ortiz Rubio, aunque igual derivaba hacia el malestar sindical por las reformas planeadas al artículo 29 de la Ley Orgánica universitaria.

“Miguel Hidalgo fue un rector de verdad, patriota, no ratero como Medardo Serna González”, decía la cantaleta por la avenida Madero en alusión al actual rector, acusado reiteradamente al igual que “los últimos rectorados”  de un desfalco millonario por varios millones de pesos, cifra que variaba de acuerdo al del turno en el micrófono, a veces eran 350 millones, otras 150 millones y oteas “más de mil millones”.

Marcha con los agremiados al SUEUM con camiseta blanca y un Che Guevara en rojo al frente. Profesores, tal vez demasiado confundidos entre los asistentes, porque el contingente mayoritario visible era el de los empleados.

Atrás de la manta que pedía a los diputados locales, federales y senadores, atender las necesidades financieras de la centenaria institución, los líderes del SUEUM y el SPUM, Eduardo Tena Flores y Gaudencio Anaya, al lado de sus principales colaboradores, alzaban el puño, coreaban las consignas, saludaban.

La marcha hizo dos altos. Uno frente al Congreso, donde sonaron las “Mañanitas” la UM con cohetones incluidos, mientras un maestro demasiado afónico se esforzaba por levantar la voz al pedir que se detuvieran los atropellos y los recortes presupuestales, al igual que advertía que “no permitiremos que toquen nuestro régimen de pensiones y jubilaciones; la jubilación es un derecho irrenunciable, aún y cuando tengamos un solo día de trabajo”. Las puertas del recinto permanecieron cerradas como el mudo sentir de los legisladores.

El otro alto, frente a Palacio de Gobierno, fue el más breve. Ahí le pidieron al gobernador Silvano Aureoles Conejo que “antes de irse, deje en paz las finanzas y nuestros salarios”; “demandamos que cumpla sus promesas, respeto a los derechos laborales en el Contrato Colectivo de Trabajo”.

Ahí, en la plaza Melchor Ocampo, varios de los agremiados al SUEUM optaban por la graciosa huida. “Vámonos, vámonos”, se decían entre sí y en voz baja un grupo de cuatro trabajadoras que optaban por salir del contingente.

Finalmente, frente al Colegio de San Nicolás, sin discurso ni mitin alguno, aunque sí al ritmo de las “Mañanitas” otra vez, se disolvía la concentración.

Y así fue como celebraron los sindicalizados el aniversario 100 de su Universidad Michoacana.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: