HomeCulturaUna noche melancólica ofreció la OCUM a la Facultad de Odontología

Una noche melancólica ofreció la OCUM a la Facultad de Odontología

Morelia, Michoacán. Con un concierto dedicado a la Facultad de Odontología en el marco de su XVIII Aniversario la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana (OCUM) ofreció la oportunidad de palpar el dolor que genera un desamor.

Las voces agudas de las solistas Copitzi Viridiana Enríquez y Ana Rosa Morfín, quienes con su melodía invadieron cada rincón del recinto.

En un abarrotado teatro del Centro Cultural Universitario (CCU), el concierto abrió con una ópera italiana de Gioachino Rossini, que sin descuidar los aspectos musicales, ofreció la ocasión para disfrutar de melódico sonido de la voz femenina que evoca un sufrimiento íntimo.

Cuando parecía que los elementos musicales dominaban el ambiente entre los más de 500 espectadores, se dio una escalada musical a un sonido más melancólico, logrado con el aria de Giacomo Puccini, ‘O mio babbino caro’ (Oh, mi querido papá), que narra una separación del núcleo familiar, motivado por el amor de una hija con su pareja.

Con una orquesta guiada por el director invitado, José Netzahualcóyotl Pineda, alternadamente las sopranos interpretaron cada pieza entre las que se incluyeron sonidos del barroco de Henry Purcell; o la opera con escenas elegantes de Jules Massenet.

Llegado el intermedio, apenas unas cuantas personas se despegaron de sus butacas, nadie estaba dispuesto a perder su sitio desde donde, en la penumbra, se apreciaba la interpretación de las voces agudas adornadas con espacios de un tono frugal del fagot y la flauta.

La chiapanense Copitzi Viridiana mantuvo el tema del desamor interpretado en las óperas de Mozart ‘Die Entführung aus dem Serail’, (El rapto en el serrano), y ‘porgi, amor (ofrece, amor) una aria de Las Bodas de Fígaro.

Mientras que la uruapense Ana Rosa Morfín, insistió con piezas de Giacomo Puccini, ‘Quando m’en vo’, que narra una escena de celos entre una pareja que se reencuentra después de que han decidido ir por caminos separados, y parte de la ópera francesa je dis que rien ne m’épouvante, del compositor Georges Bizet.

En este agudo sonido de desamor, no podía faltar un el grito de dolor que se manifiesta en parte de la música mexicana, por lo que entre las tragedias narradas en estas arias, se incluyó la pieza musical ‘Un mundo raro, del icónico José Alfredo Jiménez, y que fue adaptada para lograr una interpretación aguda de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Michoacana.

Al terminar el concierto llegó la respuesta del público, con las palmas extendidas los asistentes aplaudieron por más de dos minutos la virtuosa interpretación de las arias, las mismas sopranos apenas pudieron sostener los ramos de flores que ya el público tenía listos para obsequiarles.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: