HomeActualidadViolencia, impunidad y corrupción enfrentan los migrantes: CIDH

Violencia, impunidad y corrupción enfrentan los migrantes: CIDH

Violencia, impunidad y corrupción enfrentan los migrantes: CIDH

Redacción / @Michoacan3_0

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) emitió el día 5 del presente un comunicado de prensa después de su visita a Honduras, que refleja la situación de los derechos humanos en este país, condición que consideramos son similares en toda la región.

La CIDH da a conocer “los alarmantes niveles de violencia, que se ubican entre los más altos del mundo que hay desapariciones, altos niveles de violencia de género y conflictos agrarios que también producen hechos de violencia, entre otros graves crímenes, que tienen lugar en un contexto de gran impunidad, resultado de la debilidad institucional, la corrupción y la falta de independencia del Poder Judicial, entre otros factores.

La falta de investigación y la impunidad en la que permanece la enorme mayoría de las violaciones a los derechos humanos, alimentan una espiral creciente de violencia. Además de dejar a las víctimas sin acceso a la justicia, la impunidad afecta negativamente a toda la sociedad.

Si este reporte nos suena familiar es porque entre los países de la región, las condiciones sólo se diferencian por el grado de intensidad, pero todas son similares y afectan principalmente a las poblaciones más pobres y vulnerables de manera tan brutal, que provocan el desplazamiento forzoso de hombres, mujeres y niños por igual de sus lugares de origen, quienes al no soportar la violencia extrema – económica, política y social se ven obligados a luchar por sus derechos y calidad de vida o por preservar la vida misma siendo así expulsados de sus países.

Desde hace 10 años en caravanas como la que hoy concluye y a la que vienen con la esperanza de encontrar a sus seres queridos que desaparecieron cuando cruzaban por territorio Mexicano; las madres y familiares centroamericanas, han venido denunciando las violencia que padecen los migrantes en México.

México e Italia presentan los mismos patrones de corrupción

En esta ocasión mientras la caravana de las madres centroamericanas pisa por décima ocasión el suelo Mexicano, de manera simultánea, por primera vez, la caravana para los Derechos de los Migrantes, la Dignidad y la Justicia, recorre también Italia, dos países que están tan lejos y al mismo tiempo tan cerca.

Ambos tienen los mismos patrones de corrupción, de presencia del crimen organizado, que incluso controla gran parte de sus territorios. Implementan las mismas políticas migratorias de control, detención y deportación que sólo criminaliza a los migrantes, y los entregan a la criminalidad, en donde son víctimas de explotación hasta acabar con su vida misma, situación que ha empeorado desde que ha aumentado la militarización de las fronteras.

Los mismos sufrimientos de la gente migrante, las mismas desapariciones, los mismos muertos, las mismas pesadillas que pasan miles de migrantes encarcelados en estaciones migratorias, a pesar del derecho a migrar proclamado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Durante las etapas de su recorrido las Caravanas movilizaron a la sociedad civil, a las asociaciones locales. Miles de personas se involucraron en acompañar su causa, en donde no cesaron las denuncias sobre el sufrimiento de los migrantes y sus familiares, las denuncias de la violación de los derechos más básicos como la seguridad, que sufren las mismas poblaciones de México e Italia.

El despojo de territorio, el envenenamiento del medio ambiente, el empobrecimiento, la falta de servicios públicos, el miedo de vivir bajo el control de la criminalidad o de instituciones corruptas, que gozan de total impunidad.

Hemos denunciado la falta de derechos ante las autoridades estatales y municipales, ante las comisiones de derechos humanos, incluso la del Senado Italiano, pero sobre todo hemos hecho un llamado a la sociedad civil, para que no deje de luchar por sus derechos y los derechos de los migrantes. Para que no deje de atender a su tarea fuerte de construir nuevos caminos y pretender que las instituciones hagan su propia parte.

Con estas dos caravanas hemos juntado las dos orillas del océano con un “Puente de Esperanza”. El desafío es seguir cruzando este puente.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: