HomePrincipalesCon voluntad y esperanza en la calle se dan los milagros: Taibo II
Con un click puedes recibir noticias gratis a tu WhatsApp

Con voluntad y esperanza en la calle se dan los milagros: Taibo II

“Cuando la voluntad y la esperanza está en la calle, se dan los milagros, ¡chingao!”, fue una de las expresiones del escritor Paco Ignacio Taibo II este mediodía al expresar su optimismo en lo que llamó “la aventura más loca de mi vida” al dirigir desde hace cinco meses el Fondo de Cultura Económica y que lo ha llevado a recorrer un país “que sabía que era grande, pero es enorme”.

El creador de Héctor Belascoarán Shayne, protagonista en diez de sus novelas y con un apartado propio en Wikipedia, estuvo este viernes en Morelia, en la Facultad de Psicología de la Universidad Michoacana, espacio que se vio desbordado por un público que gozó, rió y aplaudió la intervención del autor de novela policial e histórica que dio respuesta a todas las intervenciones, desde la de una niña que le pidió una recomendación sobre libros “para conocer más a mi país”, un joven autor que le pidió apoyar una publicación de sus textos, un jubilado que lamentó no hubiera acceso a la obra de André Malraux, hasta la de una adolescente que impulsó un club de lectura y se quedó azorada cuando Taibo II le soltó al final de su intervención: “¿Cuántos libros necesitas, cien, doscientos?”.

Invitado por el Círculo de Lectura Taibo-Pacheco, el autor reiteró su proyecto de acompañar el proceso editorial con el impulso a la lectura, del cual dijo que está próximo a lanzar una convocatoria para acabar con el 10 por ciento de analfabetas que hay en México -una “contradicción cultural” lo llamó-, abrir bibliotecas en los penales federales y acudir a comunidades alejadas acompañado del Librobus, en las que, reconoció, es difícil todavía generar una cultura de acercamiento al libro, lo que conlleva a modificar los conceptos sobre lo que es una librería, además de visitar las escuelas normales rurales y de las que este mismo viernes acudió a la de Tiripetío.

Tras reiterar que encontró un Fondo saturado de burocracia y privilegios, Taibo destacó la colección Vientos del Pueblo, iniciada en cuanto tomó las riendas del FCE, ediciones a bajo costo en la que se han publicado 14 títulos con un tiraje de 40 mil ejemplares cada uno a precios que, dijo, han bajado hasta un 70 por ciento para acercarlos a los lectores, al igual que destacó la promoción a jóvenes autores, de los que dijo se ha encontrado alrededor de 300 en sus recorridos por la República y de cuyo número, se publicará uno de los trabajos en la colección Tierra Adentro.

En Vientos del Pueblo, señaló, se ha publicado el relato Los treinta y tres negros, de Vicente Riva Palacio, un autor del que, lamentó, “hay poca memoria en Michoacán” y donde participó en una guerrilla contra la invasión francesa luego que ya lo había hecho antes contra los estadounidenses,

Acompañado de su inseparable cigarro y su Coca-Cola, Taibo hizo bromas acerca de la mala calidad del sonido al inicio de su intervención. “¿Así?”, preguntó a los encargados del sonido y se metió el micrófono en la boca. “Sabe re feo, pinche micrófono”, dijo, en lo que fue el tono de un discurso juguetón de su parte, incluidas mentadas de madre y otras florituras, antes las que en algunos casos pedía, “eso no lo graben”.

Ante el comentario de un joven alumno del Colegio de San Nicolás que impulsa la creación de un club de lectura y se lamentó de que los bachilleres “se esconden para no leer atrás de una pantalla”, Taibo II llamó a reconsiderar el uso de la tecnología para convertirla en instrumentos de promoción de la lectura y aliada de la democracia. “Demos la batalla en las redes”, señaló al indicar que los insultan por estas alrededor de 15 veces al día, pero también 300 veces lo felicitan.

Habló de “lo prohibido” como el mejor anzuelo para enganchar lectores en potencia, al igual que el “escape” que genera el placer de la lectura para recomponer este y otros mundo. “Mientras lees eres otro”, dijo ante un público que lo escuchó con atención, le premió con aplausos y carcajadas sus ocurrencias y lo asedió al final del evento para que les autografiara no uno sino casi que todos los libros que llevaban en montoncitos.

En la mesa acompañaron al escritor, sin decir una sola palabra, el secretario de Difusión Cultural de la Universidad Michoacana, Héctor Pérez Pintor, al igual que el director de la Facultad de Psicología, Raúl García Rodríguez. Taibo se llevó la tarde, quien tras más de una hora de un fresco y espontáneo diálogo y de intervenciones del público, tuvo la paciencia para tomarse fotos, firmar autógrafos, escuchar con paciencia y hacer una invitación final al auditorio: “Aquí está el Librobus, así que, ¿cómo que vienen a una conferencia y no compran libros? ¡Chingao!”

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en:
Tags