HomeSexualidadZonas erógenas y 10 datos que tal vez no sepas de ellas

Zonas erógenas y 10 datos que tal vez no sepas de ellas

Zonas erógenas y 10 datos que tal vez no sepas de ellas

Avantsex

Zonas erógenas: ¿el mapa de un territorio desconocido o la atención puesta en el lugar correcto? Aunque no existe una última palabra en torno a lo que excita a todos por igual, lo cierto es que la piel y los nervios de nuestro cuerpo son una fuente inagotable de asombro y placer. Aquí 10 datos conocidos y no tan conocidos sobre esos pequeños templos del placer.

1. Categorización: existen zonas erógenas específicas y no específicas. Las no específicas tienen terminaciones nerviosas y folículos capilares; estas áreas son el cuello, los costados de los brazos, los lóbulos de las orejas y todo al costado del cuerpo.

2. El grupo de las zonas erógenas específicas incluye áreas donde las terminaciones nerviosas confluyen en mayor medida que en las zonas no específicas, además de los órganos sexuales: los labios vaginales, el glande, el clítoris, el perineo y la región anal. Son áreas asociadas a la respuesta sexual, diferenciados también por la cercanía de las terminaciones nerviosas a la superficie de la piel.

3. En teoría, la zona erógena más grande es el cerebro, pues ahí se origina la respuesta erótica.

4. 81.5 por ciento de las mujeres afirman que los senos y pezones son sus zonas de más fácil excitación, a diferencia de los hombres, donde el 51.7 por ciento considera lo propio respecto a su pecho.

5. Los hombres tienen casi tantas zonas erógenas como las mujeres.

6. Las zonas erógenas más populares sin importar género, raza, orientación sexual o edad son los genitales, oídos, cara interior de los muslos y labios.

7. El ombligo es una poderosa zona erógena que suele pasarse por alto. Lo asociamos a las cosquillas sobre todo, pero algunas personas lo experimentan como un fuerte estimulante erótico; esto es debido a que el ombligo y los genitales comparten tejidos internos. Pero es también a causa de esto que una estimulación demasiado fuerte puede provocar ganas de orinar.

8. Aunque la ciencia pueda encumbrar o desmentir zonas erógenas, lo cierto es que la sensibilidad de cada persona y la forma en que recibe estimulación por parte de su pareja son variables importantes para conocer tus propias zonas de placer. Con respecto al cuerpo, la única verdad posible viene de escuchar al propio.

9. Algunos estudios afirman que las zonas menos erógenas del cuerpo humano son el codo, la espinilla, las rodillas, la nariz y la frente.

10. Según el Journal of Sex Medicine los pezones y el clítoris son las zonas que responden mejor a la vibración y la presión.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: